sábado, 20 de enero de 2018

Sin miedo, de Antonio Rodríguez de las Heras

AR DelasHeras 20 de mayo 2017 Catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid y director del Instituto de Cultura y Tecnología 
 Entre el miedo y la culpabilidad nos han conducido desde siempre los poderes. Hoy, este mundo en red proporciona otras ocasiones para el uso del miedo y de la culpabilidad como forma de control. Es hora de salirse de esta senda vallada y caminar por campo abierto.
Aquí tenéis el acceso http://www.bez.es/88642891/Sin-miedo.html

El volcán, el terremoto, la tormenta, la riada, la peste… nos hacen sentir desde siempre a los humanos muy vulnerables. Pero esa sensación de fragilidad ha crecido con la civilización, cuando nos hemos concentrado en breves espacios de terreno, y las murallas nos confinan y nos cobijamos bajo edificios más apretados. 


Porque por sólida y protectora que pueda parecer la civilización, ante el suceso catastrófico, los muros se derrumban, el abastecimiento se agota, los edificios sepultan a sus moradores, el fuego se descontrola, y las puertas por atrancadas que estén no impiden la penetración del mal invisible. La civilización se colapsa, hasta el punto de haber desaparecido muchas de sus manifestaciones en distintos lugares y momentos de nuestra Historia. Así venimos siendo zarandeados por los empujes imprevisibles de la naturaleza.
Hoy la Red nos aprieta más, nos confina mucho más que las murallas, estamos prendidos a ella con una dependencia mayor que la que tenemos con las redes de abastecimiento de la ciudad, circulamos y nos entrecruzamos en un trasiego superior al del más abigarrado tránsito callejero. Por eso sentimos nuestra vulnerabilidad cuando la Red se desgarra.
Hoy la Red nos aprieta más, estamos prendidos a ella con una dependencia mayor que la que tenemos con las redes de abastecimiento de la ciudad
La Red se desgarra por accidentes, fallos o agresiones, y hay que repararla con premura, porque, como en todo desgarro, se extiende el daño si no se interviene. La imprevisión del suceso ya no está únicamente en el entorno natural sino en el artificial, en el que hemos construido con la tecnología. Así que nuestro ánimo está afectado por la incertidumbre del entorno natural y también por aquella, y cada vez más, que proviene del tejido artificial.
Para darnos cuenta de la magnitud de este fenómeno, debemos superar su reducción al esqueleto de una malla de computadoras y concebir que la Red toma cuerpo en nosotros, pero también en nuestros objetos, y que las más variadas actividades son las que hacen palpitar a la Red. En un ecosistema artificial tan intenso, en el que lo animado y lo inanimado se interrelacionan, el sentimiento de catástrofe, que nunca ha abandonado al ser humano, se acrecienta.
Pues bien, esta exposición a acontecimientos tan perturbadores se ha utilizado por los poderes de todos los tiempos para aplicar uno de los mejores métodos de control: el miedo.
Vivir sin miedo no es vivir inconscientemente, sino con la mayor autonomía posible
El miedo, desde el que se padece en la infancia, es sometimiento, no precaución. El miedo debilita porque te resta confianza en ti mismo y aumenta la necesidad de buscar protección en otro, en el poder. El miedo produce encogimiento y, por tanto, dependencia (del fuerte, del experto…). Y es que el miedo te obnubila y por eso te hace depender de las explicaciones de otros al servicio, voluntariamente o no, del poder. El temor se disipa descorriendo las cortinas para así ver que las caras monstruosas son solo sus pliegues; pero si entra la luz, se argumenta, no se puede dormir, y es que, por encima de todo, hay que procurar el descanso. Hoy se teme mucho a los virus, los naturales y los artificiales, pero no hay nada que contagie más que el miedo: basta inocularlo, porque ya los atemorizados lo extenderán.
Pero, por encima de todo, el miedo crea culpabilidad. Sentimiento tan bien manejado por el poder. La culpabilidad es una obra maestra para el control del debilitado por ese encogimiento del miedo. El daño que ha llegado o está por llegar es por su culpa, por sus pecados, por sus descuidos… así que el daño es un castigo, no el fruto de la imprevisión, del abuso, de la desconsideración de los poderosos. La culpabilidad consigue que la energía de la irritación, del malestar que podría llevar a la rebeldía, en vez de proyectarla hacia arriba se vuelva contrición y golpee las espaldas de quienes tendrían que alzarse.
Así que entre las vallas del miedo y la culpabilidad nos conducen.
Vivir sin miedo no es vivir inconscientemente, sino con la mayor autonomía posible. Lo que no hay que aceptar es que nos asusten, para así pedir protección, ni tampoco, y en sentido contrario, que lo hagan para despabilarnos y movernos contra los abusos de los poderes. Ninguno de los dos sentidos se debe recorrer bajo el temor.
No es solución tampoco que nos traigan a expertos para tranquilizarnos. Con su lenguaje especializado podemos acogernos en su saber, que suena bien en sus términos, aunque incomprensible. De lo que estamos necesitados para este mundo inabarcable (y, por eso, tan impresionante) es que tengamos nuevos narradores que, como compañeros de viaje, nos ayuden a recorrerlo y no, por el contrario, optar por parcelarlo y vallarlo, para sentirnos así, aunque tan reducidos, protegidos.
...............................................

OTRA COSA:




La rotura de una tubería obliga a sacar a doce niños de la UCI pedriática del 12 de Octubre

 16 de enero de 2018Defiende Madrid Sabias Que
·
La rotura de una tubería de en la segunda planta del edificio Materno- Infantil del Hospital Universitario 12 de Octubre ha obligado a desalojar a los doce pequeños ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pedriáticos, la sala inmediatamente debajo de la avería.


Según apuntan los trabajadores, no ha habido “víctimas”, aunque en las fotografías de los desperfectos se ve cómo rejillas del techo de la UCI pedriática están ahora desprendidas. Se percataron de lo que ocurría al ver cómo salía agua por los conductos de la luz, según explican a EL BOLETÍN trabajadores del Movimiento Asambleario de trabajadores/as de la Sanidad (MATS).
elboletin.com
................................................

OTRA COSA:  Nuestro futuro inmediato: un hospital expulsa a una enferma por no tener seguro médico



No basta con hablar de corrido (en la despedida de Artur Mas). Filósofo de Guardia MANUEL CRUZ

Fernando Broncano R ·  10/1/2018
No siempre coincido con Manolo Cruz, pese a lo cual mantenemos una amistad que en buena parte se sostiene sobre el mutuo amor por la ironía en política. Aquí, lo borda: comienza hablando de Artur Mas y termina generalizando al modo actual de la política del espectáculo. Sobre cómo se puede ser filósofo en la política y no morir en el intento.

Independencia de Cataluña: No basta con hablar de corrido (en la despedida de Artur Mas). Blogs de Filósofo de Guardia. No voy a negar ni que Mas poseyera las virtudes que se le suelen atribuir, ni a cuestionar que dichas virtudes sean tales… Blogs.elconfidencial.com
....................................................

OTRA COSA: Linces ibéricos. El Gobierno invierte cinco veces menos de lo prometido para evitar las muertes por atropello

 

Las eléctricas españolas, líderes en beneficios y en aumentos del precio de la luz en la UE

2018-01-10 Fran Cenamor y Spanish Revolution han compartido un enlace.

    Un reciente estudio del Observatorio de la Sostenibilidad señala que los gigantes eléctricos españoles doblan en beneficios al resto de empresas europeas, lideran las subidas de precio a los consumidores en los últimos diez años y encabezan la lista de las empresas que más contribuyen al cambio climático.…
    elsaltodiario.com
    Las principales conclusiones del Observatorio de la Sostenibilidad: las grandes eléctricas españolas duplican en beneficios a las europeas, son las empresas que más CO2 emiten a la atmósfera y el consumidor paga los precios más altos de Europa.
  • Spanish Revolution
    6 horas ·  En unas memorias el ex ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria: “Las eléctricas venían al Ministerio con los Reales Decretos ya redactados”.
    Las eléctricas españolas, líderes en beneficios y en aumentos del precio de la luz en la UE.
    Pero no os preocupéis que el Partido Popular es un partido de orden (o algo).


El Telediario de TVE abre con la caída de un árbol en Holanda mientras esconde la Gürtel

Jorge Medina Lopez ·   19/1/2018
Qué vergüenza de televisiones y sus informativos.
Españistán en estado pura.
La semana pasada, los telediarios no recogieron la confesión por escrito a la Fiscalía de Correa y su declaración en el juicio quedó relegada al minuto 12 de los informativos por detrás de la rueda de prensa de los promotores de Tabarnia. En la jornada de este viernes, la noticia de apertura ha sido el temporal en Holanda. El Canal 24 horas no ha conectado en directo con la sala.
vertele.eldiario.es

viernes, 19 de enero de 2018

Cuenta atrás hacia el colapso, y nosotros ¡en Babia!

Por Aurora Despierta Publicado en: 23 Junio, 2017 http://kaosenlared.net/cuenta-atras-hacia-colapso-babia/


La revista Viento Sur ha publicado un número dedicado a la marcha de la actual civilización al colapso catastrófico, de lectura más que aconsejable para todas las personas con sentido de la responsabilidad hacia sí mismas, su descendencia y el mundo
A quienes penséis que lo que os contaré no puede estar pasando, que las cosas se arreglarán, etc., os pido que, además de investigarlo, os pongáis en el lugar de los judíos europeos, para quienes en la década de los 20 y 30 del siglo XX era inimaginable que en los años siguientes pudiesen ser exterminados industrialmente por el Estado más desarrollado de Europa, u otras monstruosidades, como la explosión de dos bombas atómicas sobre ciudades por parte de una democracia, etc.
Yo misma, aunque desde un punto de vista teórico, racional, lo admita, pues ahí están los datos y la prospectiva, desde un plano digamos existencial, emocional, de actitud ante la vida que me queda y lo que les espera a las personas que quiero y aprecio, estoy muy lejos de asimilarlo y asumirlo del todo, pues rompe totalmente la visión que teníamos de las posibilidades de nuestro futuro, el balance del pasado, y las tareas que desde hoy debemos asumir y para las que no me siento muy poco preparada. Pero publicar este artículo, aunque no tenga muchas ganas de volver a escribir, es un paso en esa dirección.
[COPIA este artículo para leerlo con la calma que se merece e ir accediendo a los textos y enlaces recomendados. En las opciones de herramientas del navegador, Guardar página como, Pagina web: Sólo html] [PASA este ARTÍCULO para fomentar el imprescindible debate] [IMAGEN: para apreciar bien el detalle, doble clic sobre ella, o ratón derecho y la mejor opción]
I.- La REALIDAD FUTURA está YA AQUÍ y nos GOLPEARÁ con más fuerza si hacemos como los TRES MONOS (no ver, no oír, no hablar)
Nunca parece que sea buen momento para atender a la realidad. Somos una especie inteligente, imaginativa, y por eso capaces de elaborar ilusiones, pero también elusiones de la realidad, evadirnos o mirar para otro lado. Y nos buscamos toda clase de excusas. Lo malo es que la realidad se empeña en serlo, y por ello no sabe de escaqueos ni de tomarse unas vacaciones.
Y no es sólo la realidad de la Naturaleza en su forma más desligada de la Humanidad la que hace eso con sus inundaciones, sequías, terremotos, erupciones volcánicas…, sino también la realidad creada por nosotros en términos sociales y su interacción con la Naturaleza. Un ejemplo evidente para todos es el de la contaminación medio-ambiental o el Cambio Climático, o la generalización de incendios en los montes por persistir en una pésima gestión forestal (por ejemplo, la explotación del eucalipto en Portugal y sus incendios que se cobran muchas vidas humanas).
Pero también hay otros factores en extremo importantes pero de los que se habla mucho menos o prácticamente nada, como son el agotamiento de recursos naturales tan básicos como los combustibles fósiles (petróleo, gas natural, carbón…), el uranio, y peor incluso, de los fertilizantes nitrogenados que en un 40% provienen del gas natural, y peor todavía, el fertilizante de fósforo que un 85% proviene del fosfato de roca o mineral, del agua dulce… Como consecuencia de todo esto, se generaría por la escasez de alimentos un problema demográfico mundial, más que gravísimo, que podría propiciar el genocidio de la mayor parte de la Humanidad, o su extinción por guerra mundial nuclear.
Pero todos estos no son una inevitable calamidad natural, ni siquiera social, sino que tiene su origen en un modo de producción, el capitalismo (salarismo, prefiero llamarlo, pues el beneficio tiene su raíz en la explotación del trabajo asalariado y así se pone ahí el foco, no en el dinero, el capital bancario, etc.), ajeno a la consideración del bien común, de los intereses a largo plazo de nuestra especie, de las demás y del planeta, pues se imponen los requerimientos de la obtención del beneficio a corto y medio plazo, y asegurar el dominio de la clase burguesa, por lo que es contrario a una planificación democrática tanto de la extracción de recursos, como de los modelos productivos, del consumo y de la expansión de la población.
El desarrollo de la fuerzas productivas no solo ha venido combinado con el desarrollo de fuerzas expresamente destructivas (como la industria del armamentismo desaforado con sus guerras y destrucciones, la carrera atómica…) o con importantes caracteres destructivos (centrales nucleares…), sino que ese mismo proceso de desarrollo ya es destructivo de por sí, al sobrepasar todos los límites, tanto de explotación de recursos y sumideros, como al ser propiciatorio de un crecimiento de la población mundial insostenible para los medios que quedarían tras ese expolio de la Naturaleza.
Eso expresa, se suma y se combina de un modo complejo, con las contradicciones más intrínsecas al capitalismo incluso considerado en su existencia más teórica y aislada de la naturaleza, sus recursos y efectos en ella, como es la tendencia al descenso de la tasa (porcentaje) de ganancia y la consiguiente necesidad de fuerza de trabajo barata y de mercados en expansión para poder realizar el beneficio proveniente de la parte del trabajo nunca pagada (la famosa y hoy casi olvidada plusvalía que explicara Marx ya en el siglo XIX), lo cual se manifiesta en crisis económicas, que pueden ser de extraordinaria dimensión (NOTA 1) y que muchas veces desembocan en guerras, además de empobrecimiento, recortes en derechos sociales y libertades, y represión para la clase trabajadora y sectores populares.
Pues no hay capitalismo sin clases sociales (sobre todo, burguesía o clase capitalista y sus servidores, y clase trabajadora o proletariado-precariado), ni lucha de clases (sobre todo de los primeros contra los segundos), ni dominio de una clase sobre otras (indudablemente de la clase burguesa o capitalista hacia las demás, proletariado y pequeña burguesía o “clase media”). Por consiguiente no hay capitalismo sin su Estado burgués (sea una dictadura abierta –como la franquista o militar- o encubierta en forma de democracia burguesa como la imperante hoy). Pues la función principal del Estado burgués es la de estabilizar y garantizar ese dominio de clase. Y el Estado burgués, aparte otras funciones secundarias (integración política en la democracia burguesa parlamentaria) e incluso suprimibles (como esa misma democracia, o los gastos sociales del Estado, el llamado “Estado social” o “Estado de bienestar”), es fundamentalmente un aparato de dominio político (imponer las decisiones que interesan a la burguesía), de represión (a través de su policía, judicatura y prisiones) y de guerra (“defensiva” de los recursos y privilegios conseguidos, o de agresión para obtenerlos).
Combinemos todos estos factores en su interdependencia y tendremos pronto la tormenta perfecta, la madre de todas las tormentas, a la que podríamos llamar COLAPSO de la actual civilización y posiblemente extinción de nuestra especie. Porque el colapso de la actual civilización capitalista-industrial no supondrá nuestra liberación, pues si no se da o no puede darse ya (pudrimiento de las condiciones objetivas, guerra mundial por los fertilizantes) una revolución socialista que se consolide, en el mejor de los casos asistiríamos a un gigantesco retroceso histórico con una nueva sociedad de clases de explotación y su Estado opresor, y en el más probable, a nuestra extinción como especie o reducción de los mínimos restos a unas condiciones primitivas.
La época decadente del capitalismo comenzó a inicios del siglo XX y tuvo su bautismo de fuego con la Primera Guerra Mundial. Ya al poco se sembraron las condiciones para el colapso, por ejemplo, al lanzarse sin precaución al uso y dependencia de los fosfatos de mineral, y del petróleo, sobre todo después de la otra gran manifestación de la decadencia, la Segunda Guerra Mundial, aunque aquella siembra del desastre futuro adoptase el aspecto exterior de gran desarrollo económico supuestamente sin límites. Estamos ya a las puertas de la nueva época en la que no se abren las amplias avenidas, sino los peligros del abismo ¿podremos sortearlo? ¿sabremos hacerlo?
II.- Con VIENTO de COLAPSO y ¿rumbo a la AUTODESTRUCCIÓN?
La publicación impresa y digital VIENTO SUR http://vientosur.info/ — dedica parte de su número 151 (febrero 2017), al tema de las “Rutas y retos para la transición en la era del colapso energético”. Los artículos de éste número ya tienen libre acceso en la web y os los podéis descargar desde aquí http://vientosur.info/spip.php?rubrique217
No sé si lo estarán contemplando para más adelante, pero para mí mucho mejor habría sido que estuviese dedicado más en general al problema del colapso de la actual civilización capitalista-industrial, pues entonces habría tenido cabida otros problemas, el más importante, el de los fertilizantes: los nitrogenados provenientes del gas natural, y sobre todo el fósforo provenientes de los fosfatos de roca, como he explicado en mi texto “Fósforo y fosfatos ¿moriremos por hambre o guerra? Investigarlo ya” (19-4-2017), enlace al final de éste. Pues éste de los fertilizantes y sobre todo de los fosfatos, puede ser el mayor condicionante para el futuro de la Humanidad y el desencadenante de nuestra extinción vía guerra mundial por asegurarse el recurso, más incluso que cualquiera de los otros factores mencionados aislados. Y el curso a la autodestrucción se refuerza al reconocer que todos esos factores no sólo no actúan aislados, ni siquiera en secuencia o sumándose, sino dada su interdependencia, combinándose y por lo tanto multiplicando su efecto (NOTA 2).
Jorge Riechmann, resume bien, algunos de los factores del colapso, en el número previo, el 150, de Viento Sur (http://vientosur.info/spip.php?rubrique215 ), en su artículo “Ecosocialismo descalzo en el Siglo de la Gran Prueba” (http://vientosur.info/spip.php?article12298 ):
Quizás una imagen que capta bien la situación en la que nos encontramos sea la siguiente. En su huida hacia adelante, las sociedades industriales se parecen a un corredor en una carrera de obstáculos, pero con vallas que van acercándose y aumentando de altura (¡rendimientos decrecientes condicionados por la segunda ley de la termodinámica!)… y el corredor lo fía todo a sus zapatillas mágicas, que la multinacional del ramo está a punto de construirle, le aseguran.
Una valla es el cénit del petróleo (peak oil), pero un poco más allá está la valla aún más temible del “pico” conjunto de todas las formas no renovables de energía. Y muy cerca de ella el agotamiento de los fosfatos (con devastadoras consecuencias para el modelo dominante de agricultura industrial). Y un poco más allá la esquilmación de los acuíferos, y también la de las pesquerías mundiales. Y cerca igualmente, los “picos” de metales y minerales esenciales para la economías industriales, desde el neodiminio al lito pasando por el tantalio. Y también múltiples vallas vinculadas con la degradación de los ecosistemas y la Sexta Gran Extinción de especies vivas… Y las terribles vallas del calentamiento global, claro está, con sus múltiples consecuencias (entre ellas acidificación de los océanos). Un horizonte que, según las previsiones optimistas, se tornará apocalíptico en la segunda mitad del siglo XXI; y según las previsiones pesimistas, antes de esas fechas (dentro de lustros, no de decenios). Compañeros, compañeras, ¿seguimos debatiendo acerca de la Renta Básica y el sexo de los ángeles -o intentamos hacernos cargo de la realidad?”
Reflexiones como ésta última de Jorge Riechmann, y otras muchas consideraciones también referentes al momento político actual y su proyección futura, fueron las que me llevaron a escribir “Jóvenes, sois la generación PS, de políticamente suicida” (6-5-2017) —- http://kaosenlared.net/jovenes-sois-la-generacion-ps-politicamente-suicida/ que no debierais perderos por la cuenta que nos trae.
Y continúa Riechmann:
Así que todo indica que el colapso ecosocial va a producirse, sí o sí. En el brutal choque del capitalismo contra los límites biofísicos del planeta que determina nuestro presente, basta con poder posponer uno de esos choques contra un límite concreto unos años en el tiempo para ver aparecer otro límite enseguida, aún más imponente. Y miremos hacia donde miremos, por lo demás, los plazos se nos han acortado. No es realista -creo yo- seguir planteando horizontes de cambio a 2050.” [los subrayados son míos]
Esto último me recuerda que ya en su día propuse una campaña estratégica con ese horizonte –generoso y para no alarmar demasiado de entrada- de 2050 para englobarlo todo, pero claro está, como además entonces empezó el sobrevalorado 15-M (un juego de niños desde esta perspectiva, aunque todas empecemos como infantes y jugando), no obtuvo el menor eco y hoy ya puede ser demasiado tarde. Lo tenéis en “Horizonte 2050: Socialismo o Mega-Crisis. Recuperar nuestra vida y salvar la Tierra. Una propuesta de Marco” (14/05/2011), en el viejo old.kaos, incluido en la reciente recopilación con enlace al final de éste.
Los artículos del número 151 de Viento Sur tratan algunas cuestiones cruciales relativas al fin de la era de la energía fósil. Desde las enormes dificultades para una transición con renovables, a la de fijar rutas desde las ciudades y los campos, para la era del colapso y lo que la siga.
El debate está abierto y no hay respuestas fáciles para unos retos totalmente inéditos y más que descomunales para nuestra especie, y en particular para la clase trabajadora y sectores populares.
Manuel Casal Lodeiro, que no aparece en este número, ya ha hecho una importante aportación con su libro “La izquierda ante el colapso de la civilización industrial. Apuntes para un debate urgente” La Oveja Roja, 2016, al que le he dedicado un amplísimo comentario, de más de cien páginas, en Kaos en la red (enlace más adelante); y también con su libro de, espero, próxima edición ampliada “Nosotros, los detritívoros”.
Muchas de las cuestiones que allí planteaba yo críticamente, se podrían decir de algunos de los textos incluidos en este Viento Sur.
Pero sólo quiero destacar una.
En muchos de ellos, pese al dramatismo del futuro que prevén, se respira, para decirlo gráficamente aunque resulte un poco caricaturesco, una cierta atmósfera naif, inocente y un tanto idealizada, pues queriendo alimentar pese a todo la esperanza, desdibujan las amenazas y los obstáculos.
Si al comienzo he mencionado al Estado burgués, no es sólo por exponer un cuadro teórico y representativo de la realidad correcto, sino porque el Estado burgués, y la clase capitalista, sus intereses por mantenerse y perpetuarse, aunque sea transformándose, y utilizar en tanto todos los recursos posibles de su Estado, tanto políticos, como económicos, represivos y guerreros, están un tanto desdibujados en la exposición de algunos de los autores.
Y esta no es una cuestión menor, pues el Estado burgués puede condicionar completamente el período de colapso, lo que pueda ocurrir en él (como una guerra mundial atómica) y el futuro en el que se desemboque, si es que hubiese alguno.
Porque el colapso no llevará a la desintegración del Estado burgués, pues en las formaciones disciplinadas de hombres armados y bajo una dirección política (no simples bandas de saqueadores), puede tener la clase burguesa el mejor recurso en ese período para asegurarse un futuro post-colapso, si es que antes, mediante los estados y sus ejércitos, no nos ha llevado a la guerra mundial y la autodestrucción. Estos peligros ya tienen entidad de sobra para comprender que no se puede ignorar la cuestión del Estado o confiar en que con el colapso se debilite y deje de ser el peligro potencial que ahora y, más entonces, será. Pues sin llegar todavía al extremo de la destrucción, colapsándose el capitalismo, el Estado sería el mejor instrumento para intentar controlar la caída, “planificarla”, y si sigue la burguesía en el poder, adoptará sin duda las formas más autoritarias y explotadoras, presentándose además como la última tabla de salvación y defensa en un mundo en crisis y cada vez más violento, lo que adoptará seguramente tonos de eco-fascismo.
Si esto no se tiene en cuenta ni se es consecuente, todo el trabajo de información y sensibilización por parte de los ecologistas puede acabar siendo capitalizado precisamente por el Estado burgués en una variante super-autoritaria, guerrera y genocida. Sería el último y definitivo fracaso del ecologismo.
No puedo extenderme aquí en toda la argumentación, pues además ya lo he hecho en mi libro debatiendo el de Casal, en los capítulos “VIII ¿Confiar en los partidos de izquierda y sus gobiernos? ¿Desmantelamiento pacífico y extinción del Estado burgués o reforzamiento de Estado burgués? ¿Experiencias transicionales ahora?” y “XI Naturaleza, utilización y destino del Estado”.
No creo que a este descuido teórico y de prospectiva sea ajena la orientación de la propia publicación, Viento Sur, próxima a Anticapitalistas, el sector más de izquierda de Podemos, con su política claramente reformista (muy tibia) en lo social y político, y por tanto, incapacitada para abordar correctamente, desde los intereses de la clase trabajadora y el pueblo, la cuestión del Estado burgués, tanto ahora, como sobre todo cara y más adelante en el período del colapso.
Eso se nota en el artículo de Xabier Benito Ziluaga (eurodiputado de Podemos) titulado “Una Europa en transición chocará con la UE neoliberal”, donde pese a estar claro que ese poder supra-estatal es ya un gran obstáculo, no sólo no plantea que habría que desmantelarlo junto con sus estados burgueses miembros y soporte, sino que ni siquiera se atreve a plantear la derogación de los límites de deuda pública (60% PIB) y el déficit estructural casi cero del Tratado de Estabilidad Coordinación y Gobernanza de la UE (TSCG o TECG o Pacto Fiscal Europeo) y del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que se concretan en España en el reformado artículo 135 de la Constitución y sobre todo (y esto es lo verdaderamente relevante), en su super-ley austericida LOEPSF (Ley 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera). Esto es imprescindible para limitar la estrategia austericida y destinar inversiones públicas a la transición energética y contra el Cambio Climático. Para también para hacerlo posible gracias a que existiría una enorme presión ejercida por las masas populares, conseguida previamente a través de un movimiento de masas por esos objetivos comunes derogatorios y de medidas, mediante la unificación de todas las luchas contra los recortes sociales, como tantas veces os he explicado. Así, con esa orientación de Podemos ¿qué política seria puede instrumentarse desde el sector público que nos ayude a la transición y al post-colapso? Sólo minucias. Leed mi artículo “Contra el Cambio Climático: deroguemos la austericida ley LOEPSF” (20-11-2015) —– http://kaosenlared.net/contra-el-cambio-climatico-deroguemos-la-austericida-ley-loepsf/
La utilidad más importante de este objetivo, no sería tanto lo que se pueda conseguir cara a la transición energética, como que una gran cuestión referente al colapso por fin se llevaría a la conciencia de las masas populares, ligándola a sus preocupaciones más inmediatas de las luchas contra la austeridad (objetivo común a todas y a la transición energética, la derogación de la LOEPSF y la ruptura con el TSCG-PEyC), y unir con ello a las masas populares europeas por encima de las fronteras (el TSCG es común a todos) tras un problema propio del colapso, haciéndolas así más receptivas a enfrentarse a otras cuestiones extremadamente más complicadas, estresantes y delicadas. Esta sería la forma más eficaz de sensibilización, concienciación, movilización y autoorganización de masas, que a la vez debilitaría a los estados burgueses europeos en cuanto que instrumentos para imponer los intereses de la burguesía, y que por tanto no le haría el juego a la deriva eco-fascista.
Pues bien, esta estrategia, que vengo planteando ya desde el 2012, ha sido totalmente ignorada por todos, incluidos los ecologistas ¡y así nos va!
Siendo el Estado burgués un obstáculo mortal, la única fuerza social capaz de ponerle límites y de acabar con él, es la clase trabajadora. Por eso la clase trabajadora no puede verse tendenciosamente como un obstáculo a la transición porque algunos sectores estén interesados en mantener modelos y ramos productivos inconvenientes (el automóvil, el carbón…). Si bien esto es cierto, no es inevitable, y lo fundamental es el papel que puede jugar como fuerza social revolucionaria para frenar y detener las derivas autodestructivas capitaneadas por el Estado burgués. Si bien en esto tampoco hay garantías, ni siquiera a que un poder obrero no degenerase sobre todo en el caso de que el final de los fertilizantes de los fosfatos conduzcan a la lucha de “todos contra todos” por la supervivencia (aunque se formen alianzas y bloques militares), como he explicado en mi texto dedicado al tema. Pero esto, aunque muy probable, está pendiente (al menos eso deseo) de confirmarse por nuevas investigaciones.
La importancia del lado político y de la cuestión del Estado, se revelan más claras cuando, gracias al análisis crítico de Emilio Santiago Muiño, en su artículo “¿Ciudades sostenibles, ciudades en transición?”, conocemos las enorme limitaciones de ese movimiento, que no se diferencian mucho de las de otros preocupados por el colapso y centrados en volver al campo, como he tratado en mi libro comentando el de Casal sobre el tema. Además Emilio es capaz de establecer la relación entre las necesidades de financiación para los objetivos ecologistas en los ayuntamientos y el obstáculo que para ello supone la Ley de Estabilidad Presupuestaria (LOEPSF).
Pese a ser esto así, como he demostrado, Unidos Podemos, en su reciente moción de censura parlamentaria al gobierno del PP (13 y 14 de junio), ha sido, por enésima vez, incapaz de plantear la derogación de esa ley, menos aun ligándola a la lucha por la transición energética, y ni siquiera apoyando el posicionamiento en contra de concejales de algunos ayuntamientos. Leed “Unidos Podemos y su moción de censura castrada” (16-6-2017), con enlace al final.
II.- El VIENTO de la HISTORIA ya no sopla a nuestro favor. Pero SE PUEDE NAVEGAR CONTRA el VIENTO, en determinadas condiciones y durante un tiempo al menos
Cuanto mejor se conocen los factores que nos llevan y confluyen en el colapso, aunque éste no sea un momento único y breve, sino un proceso, más evidente resulta que el viento de la Historia dejó de soplar a nuestro favor (cuando menos hace décadas)), que hemos sido gravemente irresponsables, y que los mismos ecologistas, en demasiadas ocasiones, han fallado en su orientación, la última, con lo explicado al respecto de la lucha contra la austeridad, el cambio climático y la loepsf-tscg.
El viento de cola nos empuja hacia el colapso y éste hacia la autodestrucción, como hemos visto antes.
Hay que rechazar todas las ilusiones de que el colapso es la oportunidad tanto tiempo esperada de liberarnos o acabar con el capitalismo y su Estado, pues esta tarea debíamos haberla acometido hace ya un siglo. Es en todo caso el último y definitivo tren. Pero si está bajo el dominio de la burguesía y su Estado, será el tren que nos lleve a nuestro holocausto, y por ahora todo apunta a que será así.
Pese a todo, creo (o deseo creer) que todavía podemos hacer algo, para al menos retrasar las peores consecuencias, que no es lo mismo que “tomárnoslo con calma” y seguir postergando nuestra actuación. Siguiendo el símil náutico, también se puede navegar a vela contra el viento, aunque sea en trayectoria de zig-zag y cueste mucho más, salvo que el viento sea de una fuerza que lo haga imposible, como puede acabar ocurriendo.
Pero no quiero alentar falsas esperanzas. Salvo que ciertos cálculos, como los referentes a las existencias de fosfato de roca, estén equivocados y las reservas sean muchísimo mayores y nos dé tiempo para una transición y adaptación, sin necesidad de que ocurra en tanto un genocidio de la mayor parte de la Humanidad, las mayores probabilidades apuntan a la autodestrucción en una guerra mundial por ese recurso tan elemental, además de otros.
Sin embargo, en tanto no tengamos esa certeza, no podemos tirar la toalla y equivocarnos trágicamente.
Es imprescindible impulsar la investigación, sacar claramente a la luz toda esta problemática, presentarla en toda su crudeza, llevarla al debate de masas, y no andarnos con paños calientes, pues de lo contrario sólo conseguiremos alentar esperanzas infundadas, perder más un tiempo que ya nos falta, llegar demasiado tarde a todo, y finalmente ponérselo más fácil a las alternativas de tipo eco-fascistas y genocidas.
Como apunta Luis González Reyes en su artículo “Estrategias para tiempos de colapso civilizatorio”, debemos generar información y debate, salir del gueto de los “cuatro gatos”, que la gente empiece a estar prevenida no sólo de lo que pasará, sino de las causas verdaderas, es decir, con una orientación anticapitalista proletaria y anti-Estado burgués, lo que al menos le dará la sensación de seguridad de comprender las cosas, primer paso para saber qué hacer o no. De lo contrario, cuando se empiece a sufrir a cuenta del colapso, lo más probable es que cunda el miedo y la desorientación sobre las verdaderas causas y culpables, lo que llevará a la desesperación, al “sálvese quien pueda” y a la búsqueda de chivos expiatorios. Y en ese río revuelto, los que pescarán serán los burgueses eco-fascistas y genocidas (provistos de su Estado) que se presentarán como los salvadores a cambio de dejar nuestro futuro en sus manos. Una vez más, el gallinero al cuidado del zorro. Por tanto, como en tantas otras, la victoria o derrota en esa batalla definitiva, nos la estamos jugando YA con lo que hagamos o dejemos de hacer AHORA.
Todo esto es de una gravedad extrema, letal y por tanto, de la mayor trascendencia histórica y humanitaria. Pero visto lo visto hasta hoy, el tiempo que hemos perdido miserablemente y la falta asombrosa de inteligencia política sobre estas cuestiones, me temo mucho que este artículo también servirá para apenas nada, en lugar de provocar, como otros de su tenor y muchos autores, el trending topic en las redes sociales, que es lo que correspondería a estas alturas de la emergencia. Al menos estaré segura de haber cumplido con mi parte, pues nadie puede salvar el mundo, todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad que no se puede eludir ni descargar en otros, pues a nadie le valdrá alegar ignorancia (como con la ley) pues se podía haber enterado o ¿para qué coño quería internet?.
Yo todo lo hago por propia iniciativa, no recibo instrucciones ni sueldo de nadie para esto, y si aprendo de otros es porque les busco y atiendo. Pero esta sociedad que tanto proclama la responsabilidad individual y la actitud del “emprendedor”, en realidad lo limita al “búscate la vida” compitiendo con otros, pero para lo demás, como los tres monos, y deja que la burguesía y su Estado decidan sobre qué deben hacerse cargo y cómo. Pero esto tampoco puede servirnos de excusa pues se puede resistir y evitar.
En cuanto a ti, si no estás muy enterado/a de todo lo dicho, ya tienes tarea para el verano. Hazte y haznos un favor. Léete el número de Viento Sur, mis artículos y libros sobre el tema, y todo lo que te parezca pertinente. Sin buena información, sin ideas más o menos claras, siquiera en esbozo para empezar, no podemos sino equivocar nuestros pasos hasta caer por el precipicio. Y a partir de ahí haz lo que puedas, difundiendo lo de otros, comentando, escribiendo tus propios textos, etc. Demuestra que has roto con la generación PS.
Y a los más politizados y preparados desde el punto de vista teórico, de conocimientos históricos, etc., y en particular a los comunistas, llamaros la atención de que estamos menos que en pañales, y tenemos por delante una enorme tarea de prospectiva, reflexión, elaboración teórica, programática, estratégica y táctica. Si seguimos pensando e interviniendo en la realidad con los esquemas, horizontes y métodos del siglo XX, estamos condenados al más absoluto de los fracasos estratégicos, pues aunque ahora podamos obtener éxitos tácticos, serán arrasados cuando llegue el colapso, muchísimo más que una subida salarial se pierde con un aumento de la productividad, de la inflación, de las horas extras no pagadas, o con una crisis económica muy fuerte y el desempleo masivo.
¿Tendréis la mente lo suficientemente abierta para esto o preferís daros con la cabeza contra el muro?
A todas/os ¡PASAD ESTE ARTÍCULO, compartidlo en las redes sociales, en blog, webs, etc.!
NOTA 1.- Para un análisis de las verdaderas causas de la actual crisis económica, no de lo que habitualmente se nos viene contando incluso desde la izquierda, altamente aconsejable el libro de 2016, de reciente publicación en España, de Michael Roberts “La larga depresión. Cómo ocurrió, por qué ocurrió y qué ocurrirá a continuación”, editado por El Viejo Topo, 2017, 400 páginas.
NOTA 2.- Si tengo interés en publicitar este número de Viento Sur es por sentido de la responsabilidad política. Por parte de Viento Sur me hubiera gustado que lo hubiesen mostrado en la forma de la consideración y cortesía más elemental (dado también que somos “cuatro gatos” y nos estamos como para permitirnos arrogantes desplantes ni vacios que sólo pueden conducir a la desmoralización), cuando les envié dos textos muy importantes.
El jueves 23 de febrero de 2017: «La izquierda ante el colapso de la civilización industrial” de M. Casal. Debatiendo» (18-2-2017). Solicitaba acuse de recibo, pero no tuve la menor reacción por su parte.
El miércoles 19 abril 2017: “Fósforo y fosfatos ¿moriremos por hambre o guerra? Investigarlo ya” (19-4-2017). Y esta vez les decía “Es un asunto muy importante. Si no me acusáis recibo y no lo leéis, como se suele decir, no tendréis perdón de Dios.” Pero ni por esas, ni la menor reacción.
¿Hay algo más fácil que, una vez abierto un correo, y viendo que trata (bien o mal, ya se verá), de algo importante, dar a Responder y escribir: Recibido. Gracias. Lo leeremos?
PARA PROFUNDIZAR: algunos de mis artículos más relacionados con éste. CÓPIALO para ir accediendo con tiempo a los enlaces.
Unidos Podemos y su moción de censura castrada” (16-6-2017) — http://kaosenlared.net/unidos-podemos-mocion-censura-castrada/
Jóvenes, sois la generación PS, de políticamente suicida” (6-5-2017) —- http://kaosenlared.net/jovenes-sois-la-generacion-ps-politicamente-suicida/
Fósforo y fosfatos ¿moriremos por hambre o guerra? Investigarlo ya” (19-4-2017) — Llamamiento e informe para la investigación del asunto de los fertilizantes de fosfato de roca que puede ser crucial para la Humanidad en las próximas décadas. Documento completo con gráficos, cuadros, etc., en el archivo PDF de 30 páginas. En la web http://kaosenlared.net/fosforo-y-fosfatos-moriremos-por-hambre-o-guerra-investigarlo-ya/ —– Para la descarga directa del archivo PDF http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/04/Fosforo-y-fosfatos-Investigar-PDF.pdf . También incluido en http://plataformadistritocero.blogspot.com.es/2017/04/fosforo-y-fosfatos-moriremos-por-hambre.html
Programa político. Más allá del electoral, de mínimos-máximos y de transición” (14-3-2017) — la crítica que ya hace un siglo necesitábamos — http://kaosenlared.net/programa-politico-mas-alla-del-electoral-de-minimos-maximos-y-de-transicion/
«“La izquierda ante el colapso de la civilización industrial” de M. Casal. Debatiendo» (18-2-2017) — libro debatiendo el de Manuel Casal Lodeiro e investigando por mi cuenta — http://kaosenlared.net/la-izquierda-ante-el-colapso-de-la-civilizacion-industrial-de-m-casal-debatiendo/ — ERRATAS: En la página 100 del documento en pdf, o punto 13 del capítulo XIX.- ¿QUÉ SÍ HACER?”, dice:“porque el pico del petróleo ya se habría alcanzado en 2015”, y debe decir: “porque el pico del petróleo ya se habría alcanzado en 2006”. Y un poco más adelante, donde dice: “la culpa al capitalismo (a la gente por su consumismo, etc.)”, debe decir: “la culpa al capitalismo (no a la gente por su consumismo, etc.)” — Para descargar directamente el documento completo en archivo PDFhttp://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/02/Colapso-libro-debatiendo-PDF.pdf
RECOMIENDO:
Un sitio importante un “espacio de encuentro, de conocimiento, de análisis, de discusión, de producción y de divulgación.” Para hacer un estudio-balance de nuestro pasado, análisis y propuestas para el presente, y poder salir del pozo en el que nos encontramos. Publican una revista y editan libros digitales. La web de Debates. Teoría y praxis en esta dirección http://www.debates.teoriaypraxis.org/ — o http://www.debates.teoriaypraxis.org/index.php/es/
En el momento en que publico esto, esta web lleva unos días que no funciona. No sé lo que habrá pasado. Por si ha desaparecido definitivamente hago un LLAMAMIENTO. Quienes os hayáis descargado sus documentos, revistas y libros, y podáis subirlos a la red como archivos pdf (del modo más accesible, libre, no exclusivo, no esas rarezas que hay que inscribirse, dar número de teléfono o correo, o sólo la posibilidad de verlo on-line, etc.), de forma individualizada o en bloque como archivo de Debates.Teoría y praxis, hacedlo. Sería una pérdida política muy grande que no se pudiese volver a acceder a ellos.
Libro “Crítica a los Programas de Mínima y de Máxima (Sobre la problemática del programa revolucionario)de Raúl Novello y Aníbal Prado. Lo podéis encontrar en Debates. Teoría y praxis en esta dirección http://www.debates.teoriaypraxis.org/index.php/es/ —- Y el archivo pdf os lo podéis descargar directamente en https://drive.google.com/file/d/0BydHI1oNjF0kS21yVndZdmVndkE/view
Libro: “Critica al Programa de Transición de Leon Trotsky”.- Raúl Novello y Pandy Suárez, os lo podéis descargar en http://www.rebelion.org/docs/203943.pdf
Libro “La revolucion socialista y la cuestion democratica Argentina (1972). La “biblia” pro parlamentarista contra el marxismo revolucionario “El izquierdismo enfermedad infantil del comunismo”(1982)”, es decir, crítica a los planteamientos de Lenin, os lo podéis descargar en https://drive.google.com/file/d/0B7QC4UxZIVgDQ183TFVvNDBXcDA/view
Un mina donde encontrar materiales muy diversos y de gran valor, la BIBLIOTECA de INTER-COMUNISTAS de Inter-Comunistas Blog (antes Comunistas Internacionales; no es una organización, sino un grupo abierto de participación y debate) https://www.facebook.com/comunistasinternacionales
Aquí va el enlace de descarga para el archivo ZIP http://www.mediafire.com/file/bseur3id25j9loq/Intercomunistas+-+Biblioteca.zip
En la sección de Recomendados del documento pdf del libro “Capitalismo: modo de vida decadente. Notas sobre estrategia y táctica” (20-10-2016) [enlace al final], explico el contenido del primer zip y el modo de moverse en él.
Para acceder a mis artículos, informes y libros. Los artículos a partir de 2015, los podéis encontrar poniendo http://kaosenlared.net/author/aurora-despierta/ o escribiendo en Google: Aurora Despierta. Kaos en la red, y cogiendo la primera que aparece, o lo mismo poniendo “Aurora Despierta” site:kaosenlared.net . Te sugiero que la trates en tu navegador como Favorito o Marcador. Podrás acceder desde este artículo, si mi nombre está en azul, haciendo clic en él.
ADVERTENCIA. Si visitáis alguno de los artículos previos a 2015, tened en cuenta que las direcciones URL de Kaos cambiaron posteriormente (a raíz del nuevo Kaos) y por eso no funcionarán los enlaces que yo incluía en los artículos del viejo Kaos. Los artículos anteriores al 11 de diciembre de 2011, correspondientes al viejo Old Kaos en la red, están desactivados. Para conocer los más importantes, “Recopilación textos de Aurora Despierta en el viejo old.kaos” (29-5-2017) —- Recopilación selección documentos de diciembre 2007 a diciembre 2011 en el viejo Kaos en la red, en archivo PDF — http://kaosenlared.net/recopilacion-textos-aurora-despierta-viejo-old-kaos-2/ — y descarga directa del archivo PDF en http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/05/Recopilacion-textos-de-Aurora-Despierta-en-OLD-KAOS-PDF.pdf –. Y para el resto de Kaos tengo la solución.
PARA NO TENER NINGUNA DUDA, disponer de la relación completa de mis documentos en Kaos en la red, hasta el 22-7-2016, con todos los enlaces actualizados y correctos, lo mejor, descárgate el PDF de “Capitalismo: modo de vida decadente. Notas sobre estrategia y táctica” (20-10-2016) – Libro, archivo PDF de 200 páginas — http://kaosenlared.net/capitalismo-modo-de-vida-decadente-notas-sobre-estrategia-y-tactica/ —- Ahí está un breve artículo de presentación y el enlace al archivo pdf. Para descargar directamente el archivo pdf — http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2016/10/Decad-capit-estra-tact-EN-PDF1.pdf —– Quienes queráis comentar y discutir este libro, lo podéis hacer a través del blog de Inter Comunistas (antes Comunistas Internacionales) del que he puesto arriba la dirección, en Facebook. Allí, donde está inserta la imagen de libro, en Ver más, se explica cómo hacerlo, a través del correo comunistas.internacionales.fb@gmail.com
...............................................

OTRA COSA: “Los árboles adultos alimentan y cuidan de los pequeños”