sábado, 30 de abril de 2016

Refugiados en Calais: el limbo de los menores no acompañados

Hay cerca de 150 niños en la 'jungla de Calais' con familiares en el Reino Unido. Tienen por delante un largo y complejo proceso antes del reencuentro con sus familiares. 15/04/2016
http://www.eldiario.es/theguardian/Refugiados-Calais-politico-menores-acompanados_0_505350221.html

Dos niños pequeños en el campamento de refugiados de Calais, ante la mirada de unos policías.
Dos niños pequeños en el campamento de refugiados de Calais, ante la mirada de unos policías. EFE
En la década de 1930, Alf Dubs se salvó de los nazis gracias a que pudo llegar al Reino Unido como un niño refugiado. Hoy senador por el Partido Laborista, Dubs está alertando por las desapariciones de menores no acompañados en un campamento de refugiados de las afueras de Calais.
Dubs ha pedido al Primer Ministro David Cameron que tome medidas urgentes para brindar salvoconductos a los niños refugiados pocos días después de que la policía del Reino Unido rescatara a un niño afgano de siete años que venía escondido en un camión desde el puerto francés. Lo salvaron gracias a un SMS del niño que los alertó de que se estaba asfixiando. 
"La situación de estos chicos se está volviendo difícil y peligrosa, y es cada vez más crucial encontrarles un lugar seguro; la cifra de desaparecidos va en aumento en Calais y en otras zonas y eso es muy preocupante: estos niños están en peligro de ser reclutados por traficantes o forzados a la prostitución", asegura Dubs.
Según un censo de la ONG Help Refugees, ya ha desaparecido un tercio de los 420 menores no acompañados en el campo de refugiados de Calais desde que las autoridades francesas demolieran la sección sur de "la jungla" el mes pasado. Europol advirtió en enero de que, desde su llegada a Europa en los últimos dos años, 10.000 niños en estado vulnerable habían desaparecido. Este martes, las autoridades alemanas han asegurado que en 2015 se registró la desaparición de casi 6.000 niños refugiados.
El gobierno de Cameron viene de sufrir una derrota en el Senado, donde fue aceptada la propuesta de Dubs de enmendar el proyecto de ley sobre inmigración para que 3.000 niños refugiados y solos en Europa puedan ingresar al Reino Unido. David Cameron se opone y dice que el Reino Unido, que ya se ha comprometido a aceptar 20.000 refugiados sirios para el año 2020, se está concentrando en ayudar a los refugiados antes de que lleguen a Europa.

Tarek y Marwan

Lord Alf Dubs llegó al Reino Unido en el Kindertransport, el transporte que ayudó a 10.000 niños a escapar de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Confía en que su enmienda también sea aprobada en la Cámara de Diputados cuando sea debatida.
"El Primer Ministro se mantiene firme en su postura de no querer aceptar más gente proveniente de Europa; pero la tranquilidad, la seguridad, y el bienestar de estos niños es más importante que la excusa teórica que usan para decir que esto provocará un efecto imán en los demás refugiados; 3.000 es una cifra pequeña; brindarles un lugar seguro no es mucho pedir", dijo.
Según Dubs, la prioridad debería ser para los aproximadamente 150 chicos que están solos en Calais y que tienen parientes en el Reino Unido. En una visita al campamento de Calais en marzo, the Guardian pudo vislumbrar el caos, la incertidumbre y la miseria que sufren los niños en situación de vulnerabilidad, así como la falta de ayuda oficial o de urgencia con respecto a esta situación.

Una voluntaria con dos niños refugiados en Dunkerque, a escasos kilómetros de Calais / Foto: Virginia Domínguez
Una voluntaria con dos niños refugiados en Dunkerque, a escasos kilómetros de Calais / Foto: Virginia Domínguez

Marwan y Tarek son dos adolescentes de Daraa, donde comenzaron las revueltas sirias, con los que the Guardian habló en marzo. Cada uno por su lado, escaparon del conflicto que produjo la muerte de algunos familiares y la dispersión de otros. Los dos llegaron solos al campamento con la esperanza de que eso los acercaría a sus familiares en el Reino Unido.
Lo que encontraron fue una escala previa llena de gente nerviosa, de migrantes desesperados y refugiados de varias nacionalidades. Hay muy poca protección para los menores no acompañados traumatizados por la situación y, mucho menos, algún tipo de asesoría legal que ofrezca alternativas para no caer en manos de traficantes. 
Tarek (15) "estaba muy contento" cuando llegó a Calais. "Estoy cerca de mi tío en Londres, pronto lo veré", se dijo entonces. "Pero cuando llegué aquí, no era como lo esperaba. Es difícil. Estoy asustado. Hace frío y estoy hambriento", le dijo a the Guardian durante aquel encuentro en marzo. Tarek también tiene un hermano en el Reino Unido. No sabe nada de sus padres desde hace tres meses; ni siquiera si están vivos o muertos. "No puedo comunicarme con ellos. No sé si les pasó algo. Pienso en ellos todo el tiempo". 
Por miedo al hostigamiento de los adultos, los dos jóvenes se volvieron inseparables en seguida. Muy pocas veces se animan a salir de su refugio de madera infestado de ratas sin acompañarse el uno al otro.
Marwan (17) es al menos 30 centímetros más alto que su amigo, tiene más confianza en sí mismo y la típica actitud desafiante del adolescente. Pero él también admite sentir miedo en el campamento, luego de que un familiar fuera atacado en un robo. Marwan no entiende por qué motivo su madre, que tiene la condición de refugiada en el Reino Unido y que lo visitó en el campamento en enero, no puede venir a buscarlo. 
"Pensé que había venido a llevarme", contó Marwan. "Me dijo: 'No, solo vine a verte. No puedo llevarte conmigo'. Me puse muy mal. Estoy desconsolado. Es una situación horrible. No puedo quedarme más en este lugar". Cuando su madre llama por teléfono, Marwan rechaza hablar con ella. La culpa de la situación apremiante en la que se encuentra. "Desde el día en que se fue, siento que quedé traumatizado", dijo Marwan. "Estoy muy apegado a mi madre y extraño mucho a mi pequeño hermano".
Los dos adolescentes, así como otros 150 menores no acompañados de "la jungla" con familiares en el Reino Unido, tienen el derecho legal de que su solicitud de asilo sea evaluada en ese país bajo la ley europea de asilo conocida como reglamento de Dublín III. En su mayoría, los 150 menores son de origen sirio, muchos de ellos huérfanos, aunque también hay niños de Irak, de Afganistán, de Eritrea y de la etnia bidún en la región de Kuwait. Casi todos tienen al menos un miembro del núcleo familiar desaparecido o muerto. Algunos, a toda su familia. 
Sin embargo, hasta el momento, solamente 15 niños han sido admitidos en el Reino Unido, después de que, en marzo, tres niños sirios se convirtieran en los primeros refugiados del campamento de Calais en recibir un salvoconducto legal conforme al reglamento de Dublín III.

"Al carajo Europa"

Abogados, ONGs, refugiados y grupos médicos opinan que este proceso sigue siendo demasiado largo y complejo. A las autoridades francesas les puede llevar hasta nueve meses enviar una petición de "háganse cargo" al Reino Unido para que se encarguen de la solicitud de asilo. Después hay otra espera hasta que el Ministerio del Interior británico tome una resolución y expida los documentos de viaje. 
Según la abogada en Médicos Sin Fronteras (MSF) Agnès Lerolle, las autoridades francesas no están haciendo lo suficiente para ayudar a los niños a trasladarse del campamento hacia un lugar seguro. 
"Estamos escandalizados de que haya tantos menores de edad en este lugar", dijo Lerolle. "Las leyes existen para la reagrupación de menores con sus familias mediante la solicitud de asilo. Pero no son leyes prácticas y no parecen estar funcionando. Se debe buscar una nueva solución para el caso de los menores de edad. He discutido este problema con la prefectura y con France terre d'asile, una oficina de protección infantil francesa. Todos dicen estar preocupados. Pero los niños siguen aquí. Estos chicos parecen fuertes, pero en el fondo son muy frágiles".
La evacuación de la "jungla de Calais", aplazada por la justicia

Mientras tanto, y en medio de la constante crisis internacional de refugiados, el miércoles se supo que había niños de hasta seis años y sin sus padres solicitando asilo en el Reino Unido. La noticia llegó al mismo tiempo que las autoridades locales presentaban pruebas a un comité del Senado sobre los menores de edad en busca de asilo. 
Después de que the Guardian hablara con Tarek y con Marwan en marzo, el periódico averiguó que Tarek ya estaba viviendo en Londres. "Estoy muy contento de estar aquí, me enviarán a un centro para aprender inglés y pronto podré vivir con mi hermano", dijo en una charla telefónica, desde un campamento para niños refugiados sin familia en Reino Unido. Tarek estaba triste y preocupado por haber dejado a su amigo en Calais.
Mientras tanto, la mamá de Marwan, Sara, se encuentra en Middlesborough, donde vive en un apartamento de dos habitaciones con su pequeña hija, y se desespera por su hijo. "Es evidente que Marwan está en una situación muy mala", dijo Sara. "Tiene su temperamento y me preocupa que se pelee con alguien más grande. Le cuesta incluso conseguir un plato de comida, porque hay adultos que dicen "no, yo estoy primero y después tú". Es un lugar sucio y hace frío; ni siquiera puede darse una ducha. Cada vez que lo llamo por teléfono, se echa a llorar. Es una situación muy difícil".
Entre lágrimas, Sara cuenta que en junio de 2015 presentó la primera solicitud para reunirse con Marwan, cuando ella se encontraba en Turquía con su esposo y su hija menor de cuatro años. Desde entonces, han presentado la solicitud nuevamente. Hasta ahora se la han rechazado por errores en el formulario. "Me siento terriblemente mal, parezco una mujer histérica; lloro en la calle todo el tiempo. Quiero a mis hijos, los extraño y no puedo seguir sin ellos. Me siento desamparada".
Los abogados de la ONG Citizens UK aseguran que agotarán todas las instancias legales para reunir a Marwan y al resto de los niños que quedan en Calais con sus respectivas familias en el Reino Unido. Según la abogada del Islington Law Centre, Roopa Tanna, "en lo que respecta a Marwan, su mamá tiene condición de refugiada y tiene el derecho de reunirse con su esposo y sus hijos": "Parece algo muy simple, pero no lo es". 
Marwan se siente cada día más frustrado por su situación en el campamento de Calais. Si no puede entrar al Reino Unido, dijo, su plan es viajar a Turquía. "Sueño con volver para tener mi vida de nuevo en Siria", declaró Marwan. "Al carajo Inglaterra. Al carajo Europa".
Según la psiquiatra de MSF, Elizabeth Hoffman, tras la demolición parcial del campamento aumentó el número de traumas, agresiones y comportamientos erráticos y violentos entre los migrantes de Calais. Hoffman estima que por lo menos 1 de cada 10 adolescentes se hace daño a sí mismo. "No hemos realizado un estudio científico, pero los casos de los que conocemos parecen indicar que podrían llegar hasta el 10% de los adolescentes".
Cuando the Guardian le consultó al Ministerio del Interior del Reino Unido qué medidas estaba tomando para acelerar la reagrupación familiar de los menores no acompañados de Calais, el ministro de Inmigración, James Brokenshire, dijo: "Francia y el Reino Unido están trabajando en conjunto para garantizar que los niños que se encuentran en Francia y que tienen el derecho de reunirse con su familia en el Reino Unido sean identificados y reciban ayuda a través del proceso de asilo y de reagrupación familiar. Para mejorar el funcionamiento del reglamento de Dublín III entre nuestros dos países y, en particular, para ayudar en el manejo de los casos de reagrupación familiar, hemos establecido un grupo de contacto de nivel oficial permanente y hemos enviado un experto en solicitudes de asilo a Francia para que trabaje junto al ministro del interior francés".
Los nombres de Marwan, Tarek y Sara han sido modificados para preservar sus identidades. 
Traducción de Francisco de Zárate

viernes, 29 de abril de 2016

La fundación de González y Cebrián recibió apoyo de millonarios vinculados a Panamá

Empresarios ligados a Star Petroleum aparecen también como los principales miembros de la Fundación Atman, 'think tank' impulsado desde la órbita de antiguos líderes del PSOE
Felipe González no solo tiene a su pareja actual, Mar García Vaquero, y a su íntimo amigo, Jesús Barderas, en los papeles de Panamá. Otras personas muy vinculadas al expresidente del Gobierno y empresarios afines al PSOE que crearon una organización sin ánimo de lucro para la izquierda también aparecen entre los clientes vip del despacho Mossack Fonseca. Destacan Massoud Farshad Zandi, una persona muy afín a Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa, con el que tiene negocios conjuntos, y Javier Merino, marido en proceso de divorcio de Mar Flores.
Los documentos a los que han tenido acceso El Confidencial y La Sexta, en una investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', ponen de manifiesto que, al mismo tiempo que en Madrid se ponía en marcha la Fundación Atman para el Diálogo entre Civilizaciones, repleta de personalidades próximas al PSOE, desde Panamá se constituían varias sociedades domiciliadas en Seychelles, Samoa y Niue que les dieron amplios poderes a estas mismas personas. Zandi, un empresario con nacionalidad española, presidente de la Fundación Atman y el principal aportador de los fondos, es uno de los privilegiados que tenían un largo número de empresas en estos paraísos fiscales opacos para la Agencia Tributaria.
Zandi, de origen iraní, es vecino de Cristiano Ronaldo en la lujosa urbanización de La Finca, donde tiene una casa valorada en ocho millones de euros. Allí suele recibir a sus amigos más próximos, entre los que se encuentran Felipe González y Juan Luis Cebrián. Los tres idearon el lanzamiento de la Fundación Atman, que se registró el 22 de abril de 2004 y se presentó en público en octubre de ese año. Una organización que fue bautizada como la FAES de la izquierda, en relación con la organización política del PP dirigida por José María Aznar.
Como presidente, fue nombrado el propio Zandi y como vicepresidenta, Teresa Aranda, mujer de Cebrián en aquellos momentos y primera ejecutiva de la institución. Asimismo, en el inicio de la Fundación Atman se encontraban Javier Merino, empresario sancionado por uso de información privilegiada, y Joaquín Arespacochaga, hijo de un exalcalde de Madrid y detenido en 2013 por beneficiarse ilícitamente de 21 millones de euros en subvenciones para reindustrializar la Bahía de Cádiz.



Pinche en la imagen para leer los poderes de Granite.
Pinche en la imagen para leer los poderes de Granite.

Un mes y medio antes de la presentación oficial de la Fundación Atman, el 30 de agosto de 2004, Mossack Fonseca ayudó a constituir la empresa Granite Corporation Inc., que nada más nacer en Seychelles le dio poderes generales a Teresa Aranda, así como a Gerhard Nellinger y Laura Rey. La exmujer de Cebrián asegura que nunca firmó ningún poder y atribuye esas sociedades al entorno de su exmarido. Lo cierto es que este 'think tank' se domicilió inicialmente en el Paseo de la Castellana 42, de Madrid, el mismo lugar de la sede de Trade Petroleum, una de las compañías de Zandi. Granite Corporation aparece desactivada en los registros internos de Mossack Fonseca en enero de 2010. Juan Luis Cebrián, por su parte, ha asegurado a La Sexta y El Confidencial no tener ni haber tenido nunca sociedades 'offshore'.



Pinche en la imagen para leer el poder completo.
Pinche en la imagen para leer el poder completo.
Esta sociedad era la beneficiaria final de Hypersonic LTD, una firma constituida en Samoa y posteriormente traspasada a las Seychelles, en las que el empresario español-iraní tenía plenos poderes. La escritura pública de registro de la Fundación Atman la otorgó el notario de Madrid Juan Díez Herrera, el mismo que verificó la creación de Trade Petroleum e íntimo amigo de Joaquín Arespacochaga. La sociedad de Seychelles se desactivó el 31 de diciembre de 2011 y todas las acciones al portador -10, según los registros internos de Mossack Fonseca- aparecen con dirección de Paseo de la Castellana 42.



Estructura accionarial de Hypersonic Ltd.
Estructura accionarial de Hypersonic Ltd.
Juan Díez y su hermano Fernando Díez recibieron poderes de otra empresa 'offshore', Denning Inc., registrada bajo la jurisdicción de Niue, otra isla en medio del Pacífico que sirvió de refugio a Imanol Arias. A finales de 2006 y como consecuencia del cierre del registro de Niue, Denning Inc. es trasladada a Samoa y, a finales de 2009, vuelve a ser redomiciliada, esta vez a Seychelles, donde todavía aparece como activa, de acuerdo a los 11,5 millones de documentos internos de Mossack Fonseca.
Los papeles de Panamá señalan a Juan Luis y Fernando Díez Herrera como accionistas de la Denning Inc. de Seychelles. Además, las otras dos acciones al portador de la sociedad se encuentran domiciliadas en "Alcala del Olmo, calle Azulinas 7, Madrid", tal y como aparece en los registros internos de Mossack Fonseca. En esta dirección confluyen al menos otras 91 acciones al portador de varias sociedades 'offshore' registradas por el despacho panameño. Asimismo, "Alcala del Olmo, calle Azulinas 7, Madrid" también aparece como la dirección de referencia de Fernando Arespacochaga.



Acciones de Denning a favor de Fernando Díez Herrera.
Acciones de Denning a favor de Fernando Díez Herrera.
En todas estas firmas aparece el nombre de Gerard Nellinger, que asimismo recibió poderes de Malik, empresa también basada en Nieu y vinculada a Merino y a Zandi. Malik es uno de los accionistas de referencia de Trade Petroleum, compañía con una matriz en Luxemburgo. En total, Zandi aparece en los papeles de Panamá relacionado con hasta 10 sociedades, mientras que Merino lo hace en ocho.

Personalidades de mucho prestigio

Además de Zandi, Aranda, Merino y Arespacochaga, en el patronato de la Fundación Atman también estaban Augusto Delkáder, consejero delegado de la Cadena Ser; Pilar Estébanez, concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid; María José Fariñas, del Gabinete de Presidencia de José Luís Rodríguez Zapatero; Javier Gómez Navarro, exministro del PSOE, y el magistrado del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín, próximo a Izquierda Unida. En su consejo rector tenían a los citados Cebrián y Felipe González, así como al escritor Juan Goytisolo. Entre los colaboradores se encontraba el mismísimo Gobierno de España, los ministerios de Exteriores y de Trabajo y Asuntos Sociales, las fundaciones de Telefónica, La Caixa y El Corte Inglés, Iberia y la Unesco.
La Fundación Atman desapareció apenas tres años después, en octubre de 2007, con más pena que gloria, por falta de apoyo financiero y logístico, tras organizar varias conferencias internacionales entre personalidades de diversas religiones y culturas.



jueves, 28 de abril de 2016

El Grupo Prisa prohíbe a sus periodistas acudir a La Sexta

La prohibición se produce a raíz de las informaciones reveladas por la cadena de televisión que vinculaban al presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, con los 'papeles de Panamá'. También participa en una petrolera con la mayor parte de su capital en una sociedad 'offshore', Star Petroleum.

Publicado: 27.04.2016

http://www.publico.es/sociedad/grupo-prisa-prohibe-periodistas-acudir.html

El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián . EFE
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián . EFE
MADRID.- El Grupo Prisa prohíbe a partir de ahora a sus periodistas acudir a La Sexta. Esto se produce después de las informaciones reveladas por dicha cadena de televisión, junto a El Confidencial y Eldiario.es, que vinculaban al presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, con los 'papeles de Panamá'.

Según informa El Mundo, en Prisa consideran que, tras la revelación de informaciones "absolutamente falsas" y con una "clara intención difamatoria", sus periodistas no deben participar en La Sexta.

Juan Luis Cebrián anunció el pasado lunes que tomaría acciones legales contra los tres medios que revelaron "informaciones y comentarios difamatorios". Del mismo modo, los periodistas de esos tres medios no tendrán cabida en Prisa. Este miércoles, la Cadena Ser -perteneciente al Grupo Prisa- ha decidido romper su vínculo contractual con el director de Eldiario.es, Ignacio Escolar, que colaboraba en la tertulia 'Hoy por hoy'.

Sus participaciones en una petrolera

El martes, El Confidencial revelaba que Cebrián participa en una petrolera que tiene depositado la mayor parte de su capital en una sociedad offshore. La empresa en cuestión es Star Petroleum, propiedad del empresario hispano-iraní Massoud Farshad Zandi, de la que el presidente de la editora de El País posee un 2% cedido por el dueño "por su larga relación de amistad", como afirma El Confidencial.

La petrolera, con sede operativa en Madrid y fiscal en Luxemburgo, está en manos de la sociedad Hypersonic LTD, diseñada por Mossack Fonseca en 2006.

 

 

miércoles, 27 de abril de 2016

La abogada de Manos Limpias, denunciada por tener cuenta en Panamá y cobrar sin factura

Según el denunciante, Virginia López Negrete, directora jurídica del sindicato ultra acusado de organización criminal, tiene sucursales en Panamá y Miami entre otros sitios. Dos clientes la acusan ante Hacienda de pagarle más de 16.000 euros sin aportarles justificante, según los documentos a los que ha accedido 'Público'. Publicado: 21.04.2016

La abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, a su salida de la Escuela Balear de Administración Pública, donde se celebra el juicio por el caso Nóos. EFE/CATI CLADERA
La abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, a su salida de la Escuela Balear de Administración Pública, donde se celebra el juicio por el caso Nóos. EFE/CATI CLADERA
@patricialopezl
MADRID.- Intenta desmarcarse de la organización Manos Limpias, dirigida por el ex secretario personal de Blas Piñar que ahora duerme en prisión, Miguel Bernard. Pero desde hace unos años este sindicato es el mejor cliente de la abogada Virginia López Negrete, a pesar de que ella haya declarado en televisión a lo largo de los años que su actividad con el sindicato de extrema derecha era por la causa, por ejemplo en los casos contra Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín, la familia Pujol o el Madrid Arena, al tratarse de una organización sin ánimo de lucro.
Denuncia contra López Negrete ante la ONIF. Pulsa en la esquina superior derecha para ampliar.
Denuncia contra López Negrete ante la ONIF. Pulsa en la esquina superior derecha para ampliar.
El 16 de febrero de este año, según el documento al que ha tenido acceso Público, la Agencia Tributaria recibió una ampliación de denuncia de un cliente de la letrada vallisoletana que aportaba datos sobre la cuenta que López Negrete y su socio, Juan Gonzalo Ospina, tendrían en Panamá [ver imagen adjunta]. Se trataría del Panamá Branch HSBC BANK, situado en la Torre Hong Kong Bank (Avenida Samuel Lewis), el banco elegido por la letrada que se ha especializado, presuntamente, en perseguir la corrupción y el fraude fiscal. Según la denuncia ante Hacienda, en esa cuenta se ingresaría el dinero de la sociedad española "López Negrete y Ospina S.A.", bajo la que están las diferentes sucursales que estos abogados tiene en fuera de España, Panamá y Miami entre otros lugares.

La presencia de los letrados en Panamá también está vinculada a la asociación de “Jóvenes Abogados en Movimiento”, ya montada en otros países. Según declaraciones del propio Ospina, que dirige este proyecto internacional, se trata de una organización “sin ánimo de lucro” en la que para entrar primero los letrados tienen que comprometerse pagar

“Págame en metálico, en un sobre”

El denunciante asegura también en su escrito a la Agencia Tributaria que tiene constancia de que la abogada le cobró a una fundación de Soria “8.000 euros por unos trabajos jurídicos sin que se emitiese factura”. No es el único ex cliente de Virginia López Negrete que no ha conseguido facturas de la letrada, a quien la Audiencia Provincial de Palma mantiene hasta el momento como acusación de caso Noos. En enero el Colegio de Abogados de Madrid recibió una queja de un afectado en la que acusa a la letrada de cobrar 8.470 euros mediante trasferencia sin que este le aportara los justificantes de pago a pesar de sus reclamaciones.
El denunciante asegura también en su escrito a la Agencia Tributaria que tiene constancia de que la abogada le cobró a una fundación de Soria “8.000 euros por unos trabajos jurídicos sin que se emitiese factura”
Según la denuncia, el 10 de septiembre de 2014 este afectado que se encontraba en desempleo realizó “una transferencia a la cuenta de BANIF de la Letrada denunciada por importe de 5.000 euros”. Un mes después, el 14 de octubre, Virginia López Negrete “me llama por teléfono para interesarse por (según ella) el IVA que faltaba de los 5.000 euros, así como otros 2.000 euros que faltaban por pagar”. Esta persona le manifiesta que sus cuentas no cuadran con las de ella y que rompen el acuerdo, así que le solicita que le devuelva el dinero.

El denunciante asegura que “me llama inmediatamente muy alterada diciendo que ha trabajado mucho y que no me piensa devolver los 5.000” y añade que “me dice que le pague en metálico, en un sobre que debo dejar en la secretaría de su despacho”. Debido a los plazos de prescripción del procedimiento, el cliente decide continuar con los servicios pero vuelve a pagarle por transferencia y no mediante sobre. Una en octubre y otra a principios de noviembre, en total 3.470 euros en su cuenta de BANIF.

Sin embargo, según explica al Colegio de Abogados de Madrid tras requerirle este más documentación, como la hoja de encargo a López Negrete, “la letrada denunciada no quiso facilitarme tal hoja ya que –como se indicaba en el escrito de queja presentado- las cantidades económicas pactadas no coincidían con las que posteriormente me requirió bajo la amenaza de quedarse con el dinero adelantado”.

Rectificación de Virginia López Negrete

La abogada Virgina López Negrete ha remitido a la redacción de Público un escrito en el que quiere dejar constancia de varias cuestiones.

La abogada señala que el despacho López-Negrete & Ospina, "no tiene personalidad jurídica propia", por lo que "no hay ninguna sociedad con ese nombre, ya que es una simple marca comercial". Sus socios, según López Negrete, "forman parte del despacho como personas físicas a título individual como profesionales liberales en el desempeño de su profesión como abogados". De igual modo, "ambos socios facturan sus honorarios como personas físicas".

Dado que el despacho no tienen personalidad jurídica, la abogada sostiene que "es imposible que tenga cuenta abierta como tal". López Negrete señala que, "aunque ni se incurre en irregularidad ni ilícito alguno", ni ella ni su socio "han abierto, tienen abierta o han tenido abierta, y tampoco han operado con cuentas abiertas en Panamá". Igualmente, "las referencias a los países y sedes" que el despacho tiene en su página web (entre ellos, Panamá) "son simples acuerdos de colaboración con otros despachos con nombres y marcas completamente diferentes a López-Negrete & Ospina Abogados".

Respecto a la queja en el Colegio de Abogado de Madrid de un afectado, la abogada señala que el organismo colegial el "archiva mediante resolución de fecha 6 de abril de 2016". La notificación del archivo de la queja fue notificada el mismo día 21 de abril, cuando fue publicada la noticia.

La autora de la información ha intentado ponerse en contacto con la abogada López Negrete por varias vías, infructuosamente. En la redacción de Público se ha recibido luego el escrito con sus observaciones.

 

 

martes, 26 de abril de 2016

Un centenar de artistas e intelectuales llaman a la confluencia Podemos-IU

SATO DíAZ | Publicado:



Intelectuales_artistas_confluencia_Podemos_IU
Algunos de los firmantes del Manifiesto: de izquierda a derecha y de arriba a abajo, Jorge Riechmann, Carlos Fernández Liria, Joan Garcés, Juan Ramón Capella, Isaac Rosa, Yayo Herrero, Cote Romero, Icíar Bollaín, Silvia Munt, Antonia San Juan, Bárbara Lennie, Fernando Tejero, Alberto San Juan, Juan Diego Botto y Gran Wyoming. / Fotos: Efe y cuartopoder.es
El mundo de la cultura vuelve a tomar partido por la unión de la izquierda. Más de un centenar de personas vinculadas al arte, al periodismo o al ámbito académico piden la confluencia entre Podemos e IU en una candidatura conjunta si no se llega a ningún acuerdo de gobierno antes del 2 de mayo, como todo parece indicar, y se repitieran las elecciones generales el próximo 26 de junio. Todos estos intelectuales y artistas apoyan un manifiesto titulado “Por la confluencia política y electoral de las fuerzas del cambio en el Estado español”. El manifiesto está abierto a nuevas adhesiones.
Entre los firmantes se encuentran directores de cine como Itziar Bollaín, Benito Zambrano o Daniel Guzmán; actores como Alberto San Juan, José Sacristán, Carlos Bardem, Eduard Fernández, Antonio de la Torre, Vicky Peña, Lluis Tosar, Juan Diego, Fernando Tejero, Pepe Viyuela, Juan Diego Botto, Antonia San Juan, Bárbara Lennie, Pedro Casablanc o Silvia Munt; directores teatrales como Miguel del Arco, Jorge Picó, Andrés Lima o Mario Gas; escritores como Antonio Doménech, Isaac Rosa o Enrique Falcón; músicos como Coque Malla, Amparo Sánchez, Ismael Serrano, Javier Ruibal o Sol Picó ; periodistas como Pascual Serrano, Olga Rodríguez y Javier Gallego “Crudo”; el presentador El Gran Wyoming; profesores e intelectuales del mundo académico como Jorge Reichmann, Gerardo Pisarello, Carlos Fernández Liria, Enmanuel Rodríguez y Fernando Luengo; y activistas como Yayo Herrero, Cote Romero y Agustín Moreno.
“Hay que reunir en una articulación política común y una única opción electoral el dinamismo de Podemos y las distintas confluencias de organizaciones y activistas procedentes de movimientos sociales, junto con la experiencia militante e institucional de Izquierda Unida y la incipiente Unidad Popular”, comienza el llamamiento, que también dice: “Podemos, IU y las confluencias diversas han sido capaces de sacudir inercias y conectar con millones de ciudadanas y ciudadanos hartos de la vieja política y de los abusos de los poderosos: estas formaciones se han ganado autoridad para encabezar el proceso”.
“En esta confluencia no sobra nadie y todo el mundo debe recibir reconocimiento por sus aportaciones específicas a la resistencia frente a la oligarquía y sus agentes políticos”, advierte el documento, poniendo en valor a cada una de las partes que participarían en esta confluencia. “Es esencial construir un instrumento a la vez estable y ágil para la defensa de los de abajo y la irrupción de éstos en la esfera política”, prosigue el texto, para lo que considera necesario “disponer de una herramienta política capaz de revertir las políticas austeritarias, impulsar los procesos constituyentes democráticos y frenar el ecocidio”. “No comprenderíamos que personalismos, prejuicios enquistados o mentalidades sectarias hicieran abortar el esfuerzo unitario”, advierte, para terminar este manifiesto apoyado por más de un centenar de intelectuales.

lunes, 25 de abril de 2016

La buena educación

El sentimiento religioso mas extendido es la intolerancia. Muchos dioses, muchas religiones y todas y cada una reniega de las demás. Convertir la intolerancia (el derecho a eliminar derechos) en ley es una manera de poner rumbo a la dictadura.
....................................


La buena educación

Otras viñetasLa Europa del futuro

domingo, 24 de abril de 2016

Cómo salir del odio: entrevista con el filósofo Jacques Rancière

Rancière pertenece a la izquierda radical francesa que, siguiendo a Hanna Arendt, propone que la política se establezca como conflicto de subjetivaciones colectivas, en el terreno de la palabra contra la lógica del conflicto (terrorista, antiterrorista). Interesantísima entrevista.
Jacques Rancière, por Freddy Rikken
Jacques Rancière, por Freddy Rikken

¿Guerra o política? Según Jacques Rancière, la política no tiene nada que ver con la política de los políticos: intrigas palaciegas, negociaciones de despachos, competencia entre partidos por el poder. Es una forma de acción y de subjetivación colectiva que construye un mundo común, en el que se incluye también al enemigo. La acción política crea identidades no-identitarias, un 'nosotros' abierto e incluyente que reconoce y habla de igual a igual con el adversario. La guerra, por el contrario, tiene como protagonista fundamental a las formaciones identitarias cerradas y agresivas (ya sean étnicas, religiosas o ideológicas) que niegan y excluyen al otro del mundo compartido. Entre el otro y yo, nada en común.
En Francia, con los atentados de Charlie Hebdo y de Bataclan, la lógica de la guerra gana terreno. Y el gran beneficiado es el Frente Nacional. Pero la verdadera alternativa, según Rancière, no es la que se nos propone desde el mainstream: “populistas contra demócratas”, etc. No, el mejor remedio posible es la acción política misma, autónoma con respecto a los lugares, a los tiempos y a la agenda estatal. Es decir, solo elaborando el malestar (el “odio” dice aquí Rancière) en claves políticas de emancipación (colectivas, igualitarias, abiertas e incluyentes) se puede por ejemplo disputar el terreno al Frente Nacional. La politización del malestar es el mejor antídoto contra su instrumentalización por parte de aquellos que quieren encontrar chivos expiatorios entre la gente de abajo.
Esta entrevista de Eric Aeschimann a Jacques Rancière fue publicada originalmente en Le Nouvel Observateur el 7 de febrero de 2016. Poco después, en la plaza de la République, arrancaba el movimiento de la “Noche en pie”, precisamente uno de esos momentos políticos. Publicamos aquí la entrevista con permiso del entrevistado. La traducción del francés corre a cargo de Pablo La Parra Pérez.
Un año después de los atentados en Charlie Hebdo, dos meses después del ataque a Bataclan, ¿cómo ves el estado de la sociedad francesa? ¿Estamos en guerra?
El discurso oficial dice que estamos en guerra porque una potencia hostil nos ataca. Los atentados perpetrados en Francia se interpretan como operaciones de destacamentos que, por encargo del enemigo, ejecutan aquí actos de guerra. La cuestión es saber quién es ese enemigo.
El gobierno ha optado por una lógica “a la Bush”: declarar una guerra que es, al mismo tiempo, total (se persigue la destrucción del enemigo) y circunscrita a un objetivo preciso (el Estado islámico). Sin embargo, según otra versión que glosan ciertos intelectuales, es el Islam quien nos ha declarado la guerra y quien está poniendo en práctica un plan mundial para imponer su ley sobre el planeta.
Estas dos lógicas se entremezclan en la medida en que el gobierno, en su combate contra Dáesh, debe movilizar un sentimiento nacional que a fin de cuentas es un sentimiento antimusulmán y antinmigrantes. La palabra “guerra” nombra esa conjunción.
¿Qué es Dáesh? ¿Un Estado? ¿Una organización terrorista? En ambos casos, ¿no es legítimo combatirla?
Dáesh ejerce su autoridad sobre un territorio, dispone de recursos económicos y militares y, por tanto, cuenta con un cierto número de atributos estatales. No obstante, a fin de cuentas, su lógica es la de una banda armada. La formación de su fuerza militar a partir del ejército de Saddam Hussein es un efecto de la invasión americana. Sin embargo, su capacidad de reclutar en nuestro suelo voluntarios que se reconocen en su combate es algo que nos concierne directamente: se inscribe en la lógica global actual que tiende a que no haya más que Estados y bandas criminales.
Antes existían “grandes subjetivaciones colectivas” (por ejemplo el movimiento obrero) que permitían a los excluidos incluirse en un mismo mundo con aquellos a los que combatían. La así llamada ofensiva neoliberal ha destrozado esas fuerzas y ahora criminaliza la lucha de clases, como hemos visto en el caso Goodyear [el pasado 12 de enero de 2016, 8 empleados de Goodyear que participaron en acciones reivindicativas fueron condenados a penas de prisión en Francia; N. del T.]. Los excluidos son expulsados hacia subjetivaciones identitarias de tipo religioso y hacia formas de acción criminales y guerreras.
Lo que tenemos que combatir aquí es esta deriva identitaria y llena de odio. Si los crímenes hay que tratarlos por la vía policial, el odio hay que tratarlo por la vía política. Decir que estamos en guerra contra el Islam solo consigue mezclar, en una misma lógica, crimen y odio, represión policial y acción política (y por tanto contribuye a mantener el odio). Es el caso de la absurda propuesta de retirar la nacionalidad francesa: una medida incapaz de prevenir los crímenes, pero eficaz para alimentar el odio que los engendra.
¿Que habría que hacer para no ceder a esta confusión?
Hay que tomarse en serio el estado de disidencia virtual de una parte de la población que es susceptible de transformarse en combatientes. Ello implica cuestionar las causas, los discursos y los procedimientos que han engendrado el odio, combatir seriamente el paro, las desigualdades y las discriminaciones de todo tipo, repensar las formas en que podrían vivir juntas personas que ni viven ni piensan del mismo modo.
Es un trabajo difícil para todos. Idealmente, solo la reconstitución de “subjetivaciones colectivas” fuertes, más allá de las llamadas diferencias “culturales”, podría remediar la situación en la que nos encontramos. Pero, en términos inmediatos, lo mínimo es huir del discurso de la guerra religiosa.
¿Se refiere con esto al llamado “discurso republicano”?
Este discurso ha contribuido intensamente a crear el clima de odio. Hay que sacar conclusiones al respecto. Pero hay un trabajo en profundidad que nos atañe a todos. La población que se identifica como musulmana debe también decir cómo quiere vivir con los otros, cómo quiere formar parte de nuestro mundo e inventar formas de participación política.
En mis trabajos pasados [La noche de los proletarios: archivos del sueño obrero, Buenos Aires: Tinta Limón, 2010], me he interesado por aquellos proletarios del siglo XIX que la representación dominante relegó a un mundo aparte. Ellos estaban allí para trabajar, tal vez para gritar y rebelarse cuando no estaban contentos, pero nunca para pensar y hablar como miembros de un mundo en común. Pero un día algunos de ellos decidieron que sabían reflexionar y hablar. Escribieron panfletos, manifiestos de huelgas, periódicos obreros, poemas. Hicieron saber, por la palabra y la lucha, que pertenecían al mismo mundo que los demás, aunque lo hacían como representantes de los que no tienen parte.
Saldremos de la lógica de la secesión y el odio cuando aquellos que están hoy en el margen de la comunidad nacional inventen formas similares de participación polémica en un mundo en común. Se trata de algo que va más allá de la idea de integración, la cual todavía participa de la lógica de la segregación.
El poder de atracción del yihadismo sobre algunos jóvenes, incluso sobre alguno sin ningún vínculo con el Islam, es interpretado por algunos analistas como el síntoma de un Occidente que habría liquidado toda posibilidad de pensar en términos absolutos. ¿No será el momento de reinventar los ideales?
La ruina de los ideales es un viejo tema que ya está presente en el Manifiesto Comunista. Marx decía que la burguesía “echó por encima del santo temor de Dios, del ardor caballeresco y de la tímida melancolía del buen burgués, el jarro de agua helada de sus cálculos egoístas”.
En El odio a la democracia yo mostraba cómo esto se ha convertido en un tema reaccionario y estigmatizador. Se representa a los jóvenes de banlieue como víctimas tanto del nihilismo consumista como de la manipulación de los islamistas en nombre de valores espirituales. Estos análisis parten de la ruina capitalista de los ideales para llegar a los crímenes fanáticos. Y entre su cuadro explicativo (demasiado amplio) y su punto de aplicación (muy preciso) se abre un vacío que se rellena con odio y estigmas.
Por otra parte no creo que nos falten ideales. Estamos rodeados de gente que quiere salvar el planeta, que va a curar a heridos a la otra punta del mundo, que sirve comidas a los refugiados, que lucha por restituir la vida en los barrios desheredados. Hoy muchas más personas que se entregan de las que había en mi época. No nos faltan ideales, nos faltan subjetivaciones colectivas. Un ideal es lo que incita a alguien a hacerse cargo de los otros. Una subjetivación colectiva es lo que hace que todas estas personas, juntas, constituyan un pueblo.
¿Cómo hacer para constituir un pueblo? ¿Debe ser necesariamente a escala de la nación?
Un pueblo, en sentido político, se constituye siempre a distancia de la forma estatal del pueblo. Por eso hacen falta simbolizaciones igualitarias, abiertas a todo el mundo y que, más allá de los temas específicos (los refugiados, la ecología, la banlieue), permitan la inclusión de los que no tienen parte. Pero un pueblo también se constituye localmente, en relación a una dominación que se ejerce en un espacio nacional.
En Madrid, el movimiento 15M se estructuró en torno a una ruptura con la lógica de los partidos que monopolizaban el poder común. En Estambul, el movimiento de la plaza Taksim se formó en torno a un espacio abierto a todos que el Estado quería transformar en zona comercial. Aunque el capital sea mundial, actuamos primero donde hay un punto de emergencia. La nación es una simbolización colectiva y, como toda simbolización, es un campo de lucha permanente, en Francia y en todas partes. Precisamente desde esta perspectiva hay que pensar la ofensiva que, desde principios de los años 2000, pesa sobre la identidad francesa: es el punto culminante de una contrarrevolución intelectual que progresivamente ha expurgado a la nación francesa de su herencia revolucionaria, socialista, obrera, anticolonial y resistente para reducirla a una nación blanca y cristiana.
¿El tema omnipresente de la inseguridad también proviene de la misma “contrarrevolución”?
Tiende igualmente a constituir identidades regresivas. El gobierno actual sigue la lección de Bush: el gobernante genera mejores adhesiones como comandante en jefe. Frente al paro hay que inventar soluciones y afrontar la lógica del beneficio. Pero cuando te pones el uniforme de comandante es todo mucho más fácil, sobre todo en un país donde, pese a todo, el ejército sigue siendo uno de los mejores entrenados del mundo.
Lo que nuestros gobiernos mejor saben hacer no es gestionar la seguridad, sino el sentimiento de inseguridad. Es algo muy distinto, a menudo es lo contrario. En noviembre de 2005, [durante las revueltas de las banlieues de París], se podrían haber evitado semanas de graves enfrentamientos si el entonces ministro de Interior [Nicolas Sarkozy] hubiera estado un poco menos preocupado por hacer del sentimiento de inseguridad una plataforma de lanzamiento para su programa presidencial y hubiera tenido un poco más de interés por buscar formas de apaciguamiento y diálogo apropiadas para garantizar la seguridad.
Manuel Valls denuncia la búsqueda de “explicaciones sociológicas” que percibe como una forma de excusar a los autores de los atentados. ¿Cómo analizas este ataque al ser un autor que también ha dirigido críticas ––¡muy diferentes!— a la sociología de Pierre Bourdieu?
La “cultura de la excusa” es un simple espantajo que se esgrime para probar, a contrario, que solo las medidas represivas son eficaces. Pero las consecuencias son dudosas. Sin duda, la sociología de un medio social desfavorecido será siempre impotente a la hora de explicar por qué diez o veinte miembros de ese medio se convierten en yihadistas y sin duda para impedir que pasen a la acción. Aunque esto ni los favorece ni los excusa.
El ruido “securitario” funciona de otra manera. Sus amenazas no pueden asustar a aquellos que conocen castigos más temibles. Es más: favorecen la cultura de la expiación, cuya forma más extrema es el yihadismo. Esta es la cultura que hay que combatir. Se debería poder, sin la ayuda de ninguna ciencia, convencer a los colegiales árabes de que no pueden vengar sobre un profesor judío los crímenes del Estado israelí. Pero, para que esto sea posible, hay que dejar de transformar en delito de antisemitismo la protesta contra esos crímenes de Estado.
Como pensador a menudo eres clasificado bajo la etiqueta de “izquierda radical” y, por tanto, anticapitalista. Sin embargo, en tus análisis, pones antes en cuestión los poderes políticos e intelectuales que las fuerzas económicas.
Hay quien cree que ser de izquierdas se limita a reducir todo a la dominación del capital. Esta posición “de izquierdas” engendra al final una resignación pesarosa a la ley de un sistema. Sin embargo es en el espacio político donde se organizan las formas de comunidad que llevan a cabo la dominación capitalista o que se oponen a la misma. La banca y las finanzas no fabrican por sí mismas las formas de opinión que crean un pueblo que les conviene. Son los políticos, los intelectuales y la clase mediática quienes hacen ese trabajo. En este punto me separo de un cierto marxismo que considera como simples apariencias las simbolizaciones políticas producidas en el campo de la opinión y las instituciones. Se trata de un campo de batalla efectivo. Si decimos que nada cambiará mientras dure la dominación capitalista, podemos estar bien tranquilos: las cosas seguirán como son hasta el fin del mundo.
Pero al mismo tiempo la transformación de las relaciones humanas en relaciones mercantiles, que de ahora en adelante parece prevalecer en todo el mundo, ¿no es desesperante?
Aquí, de nuevo, la reducción directa de la ideología a la economía esquiva la cuestión política. Es un tema recurrente. En los años 20, se denunciaba el cine como un lugar al que las clases populares iban a embrutecerse frente a las imágenes; en los años 60, se acusaba a la lavadora y a las casas de apuestas de desviar a los proletarios de la revolución… Hoy convertimos en fetiche el poder omnímodo de la mercancía, como si la simple presencia en un escaparate de un iPhone último modelo fuera suficiente para engullir todas las conciencias en el vientre de la bestia.
La impotencia política no proviene hoy del poder hipnótico del último gadget. Viene de nuestra incapacidad para concebir una potencia colectiva, susceptible de crear un mundo mejor que el existente. Esta impotencia se alimenta del fracaso de los movimientos revolucionarios de los 60 y los 70, de la caída de la URSS, de la desilusión ante las esperanzas democráticas abiertas por ese hundimiento, por la globalización y sus efectos sobre el tejido industrial francés. Lo que ha desmoralizado a las fuerzas progresistas en Francia no son las mercancías sino los gobiernos del Partido Socialista.
Tal vez en Francia, ¿pero a nivel mundial? El miembro de la clase media china o india, que consume como nosotros, ¿no es víctima del mismo desencanto?
A escala mundial hay que diferenciar diagnósticos. El nuevo ejecutivo chino que disfruta de su televisor de pantalla gigante desde su bañera de lujo no representa más que una ínfima fracción de su país. Para la inmensa mayoría de la población mundial, el problema no es el pretendido nihilismo engendrado por el capitalismo tardío, sino el advenimiento, o la restauración, de formas de explotación salvajes y de sistemas industriales propios del capitalismo primitivo y que recuerdan a los campos de concentración.

sábado, 23 de abril de 2016

Se recoge lo que se siembra, de Emilio González Déniz



http://www.canarias7.es/blogs/bardinia/2016/03/se-recoge-lo-que-se-siembra.html

Lleva siglos ocurriendo, pero no aprendemos. Es una norma que podríamos llamar matemática que cuando un organismo se siente atacado, aunque a veces el miedo o la confusión lo paraliza, acaba devolviendo el ataque, y no siempre en la misma proporción que el recibido. Esa es otra constante que se repite, la desproporción de la respuesta. Ocurre en todos los seres vivos y también en el ser humano, tanto en sus relaciones individuales como cuando forma parte de un grupo que lo diferencia como tribu, nación o por motivos religiosos, raciales o de otra índole. El territorio o la forma de vida en cualquier aspecto, o ambas cosas, son el aire que levanta la ola. Y esto suele suceder por la falta de sensibilidad y preparación de la dirigencia, sea política, económica o social. Un pequeño error con el otro origina una respuesta, 33DSCN4288.JPGque al ser desproporcionada incita a devolverla para equilibrar, y así va creciendo la bola de la violencia y el desconocimiento y llega un momento en el que ya nadie sabe qué fue primero, por lo que la tendencia es echar la culpa al otro. Si los dirigentes conocieran la Historia, sabrían que esta escalada de errores está en el origen de casi todas las guerras y las subsiguientes calamidades. Digo casi, porque los motivos se completan cuando al frente de una comunidad hay alguien con muchas ansias de poder y ataca al otro sin más, aunque hasta en esos casos ese liderazgo irracional tiene seguidores porque hubo errores que crearon el caldo de cultivo.
No es la primera vez que digo que romper ciertos equilibrios genera consecuencias imprevisibles. Y ahora, por desconocerla, estamos en un punto de la Historia que esparce sufrimiento, miseria, dolor y muerte en todas direcciones. Eso es lo que está pasando en este remolino que empezó a girar hace un cuarto de siglo. Ahora tenemos a miles de refugiados en las fronteras y el panorama indica que van a ser millones; muerte y miedo impulsan la ira, y con esos componentes cabalga el jinete de la guerra. Vemos titulares mientras tomamos café, unos dicen que en Europa ha entrado un caballo de Troya, otros que crece la xenofobia, que la presencia de grupos radicales neonazis es cada vez más evidente, lo mismo que las llamadas maras latinas que se adueñan de barrios enteros. Hay distintos niveles de enfrentamiento en esta sinrazón, y nada es independiente de lo demás porque todo proviene de la misma fuente: la ignorancia, la desidia y la prepotencia de quienes se supone que deben velar por todos pero a los que parece ser que solo les interesa el poder inmediato. El caos político, judicial y policial que hemos visto esta semana en Bélgica es una representación muy ajustada del actual estado de cosas. Pero nada, seguimos con un gobierno en funciones (por lo tanto, con capacidad de actuación reducida) y el Parlamento se toma 21 días de vacaciones. Como decía Delibes, la sombra del ciprés es alargada; que luego nadie se rasgue las vestiduras, se recoge lo que se siembra.

viernes, 22 de abril de 2016

Un porompompón de miedo, de Julio Llamazares

24 de marzo de 2016 http://elventano.es/2016/03/un-porompompon-de-miedo.html

00000000 b

JULIO LLAMAZARES

¿Qué se puede esperar de un país que se lanza a las calles en masa cuando llegan las fiestas de Semana Santa para portar crucificados y vírgenes a cuestas, tocar tambores hasta sangrar y procesionar día y noche como si el fin del mundo fuera a llegar en cualquier momento?

Me lo dijo el poeta Antonio Gamoneda volviendo en avión de Israel, a donde habíamos acudido para participar en unas lecturas de poesía en Jerusalén. Hablábamos de León, la ciudad que nos une y nos separa a la vez (él vive en ella y yo fuera, pero los dos la amamos y la sufrimos) y le preguntaba yo la razón de que nuestros paisanos sean tan conservadores y si, en su opinión, eso cambiará algún día. “Pero Julio… —me contestó Gamoneda con condescendencia, casi con compasión por mi ingenuidad—, ¿tú qué puedes esperar de una ciudad en la que la mitad de la población se pasa el año esperando a que llegue la Semana Santa para tocar el tambor y marcar el paso?”.
El descorazonador diagnóstico de Gamoneda era para León, pero vale también para España entera ¿Qué se puede, en efecto, esperar de un país que, pese a su despresurización religiosa de estos años últimos, se lanza a las calles en masa cuando llegan las fiestas de Semana Santa para portar crucificados y vírgenes a cuestas, tocar tambores hasta sangrar y procesionar día y noche durante días como si el fin del mundo fuera a llegar en cualquier momento?
Porque una cosa es que lo hagan las personas religiosas, esas que creen que Cristo resucita en estos días cada año, y otra distinta las que, sin creer en Dios, ni en la Virgen, ni en la resurrección de nadie que no sea su equipo de fútbol o la economía, como el Gobierno, desfilan por su ciudad llevando a hombros pasos de seis toneladas con un fervor sorprendente en personas a las que si su mujer les demanda luego que bajen del desván una mesita montan en cólera. Uno respeta las aficiones de los demás, pero también valora la coherencia en el comportamiento de sus semejantes.
Y es que, por lo que parece, desde hace tiempo el número de procesiones y de españoles procesionantes está aumentando en la misma proporción en la que la Iglesia católica pierde adeptos, como demuestran todas las estadísticas. Incluso el ¡porompompón! que acompaña a las procesiones suena más ensordecedor cuantos menos católicos practicantes hay entre los nazarenos.
Como uno no cree en la casualidad e intuye que alguna explicación hay para que eso ocurra, con perdón de la Iglesia católica y de Íker Jiménez, he comenzado a pensar que Gamoneda tenía razón y que lo que de verdad les gusta a los españoles de la Semana Santa es echarse a la calle a marcar el paso, más allá de devociones, tradiciones, pasión por lo popular o lo pintoresco, sobrecogimientos artísticos y musicales y demás explicaciones simbolistas. ¡Qué miedo!
Julio Llamazares

jueves, 21 de abril de 2016

Los laicos también pedimos respeto

Yo, tengo que reconocerles que veo un uniforme al lado de un Cristo y me atraganto
No me suelten lo de la tradición. Una tradición sólo es una cosa que se repite desde hace mucho tiempo y puede ser una barbaridad como lo es, sin duda, la tradición de la ablación en muchos países musulmanes
26/03/2016
http://www.eldiario.es/zonacritica/laicos-pedimos-respeto_6_498760128.html

Susana Díaz conoce el Cristo de Mena y el Cautivo de Semana Santa de Málaga
Susana Díaz conoce el Cristo de Mena y el Cautivo de Semana Santa de Málaga EFE
Pedimos respeto y el cumplimiento de la Constitución. Parece que no pudiéramos hacerlo. Que no estuviera bien que dijéramos que nos chirrían las meninges cuando vemos a instituciones del Estado -de ese Estado aconfesional que también es el mío- en actos puramente confesionales y de una única confesión además. Yo, tengo que reconocerles que veo un uniforme al lado de un Cristo y me atraganto. Lo curioso es que sería lo lógico,que se nos atragantara a todos. Por contra pasan los años y pasan las Transiciones y la transición a la normalidad en materia de religión y uso de instituciones del Estado no termina de resolverse. Es más, se les atraganta a todos los gobernantes que lo intentan.
La presencia de unidades militares con uniformes, armamento y sus mandos naturales en procesiones católicas debería atragantársele a todo ciudadano que entienda que las instituciones del Estado no están al servicio de ninguna confesión, no están concebidas ni deben usarse para adornar y dar lustre, como si fueran romanos de atrezzo, y deben mantener la neutralidad religiosa. A los católicos, además, debería revolverles que en una conmemoración de lo que ellos creen es la muerte del hijo de Dios, por amor al hombre para su redención, aparezca ningún tipo de simbología bélica. A Cristo le escoltaron los soldados pero para ajusticiarlo.
No me suelten lo de la tradición. Una tradición sólo es una cosa que se repite desde hace mucho tiempo y puede ser una barbaridad como lo es, sin duda, la tradición de la ablación en muchos países musulmanes. Aquí de lo que hay tradición es de mezclar los poderes del Estado con los poderes fácticos para mostrar y demostrar al pueblo que el poder es uno y que mejor andarse con ojo. Así que seguimos teniendo a ministros que condecoran vírgenes y a estatuas que llevan fajín de general. Y todo tan normal, oigan. Imagino un buda con chapiri y bastón de mando y me produce el mismo efecto.
Como llegó el momento en el que pagar del erario público tales excesos devino insostenible, se traspasó a las cofradías el coste de las dietas y manutención de los soldados españoles. Según datos de La Opinión de Málaga, unos 120€ por soldado y día. La supuesta solución tropieza con otra cuestión difícil de asumir: ¿por qué paga nadie que no sea el Estado a un soldado?, ¿es que los soldados españoles se alquilan?, ¿puede hacerlo cualquiera?, ¿terminarán en bodas y bautizos?
Ese mismo despropósito se produce en las múltiples procesiones denominadas de “La Sentencia” en las que los jueces decanos o jueces designados por estos encabezan también una procesión católica.Con toga y puñetas. ¡Oiga, que son también los jueces de los laicos, de los ateos, de los agnósticos, de los musulmanes y los budistas! ¡Que son un poder del Estado! Más inri tiene aún el hecho de que las cofradías -asociaciones confesionales católicas- tengan el privilegio, que ninguna otra asociación tiene en este país, de designar con nombre propio a presos para su indulto. Lo que significa que el anacrónico derecho de Gracia del Gobierno se transfiere a unas entidades religiosas sin que, por ejemplo, se sepa que los Testigos de Jehova, los colegios de abogados o los masones puedan conseguir indultar a quienes deseen. Pues ahí seguimos.
Es increíble que aún no se haya conseguido avanzar en ese terreno. ¡Ese es el poder que una sola confesión sigue teniendo en esta democracia avanzada! Felipe González se atrevió a retirarles los honores militares a las imágenes pero se los mantuvo al Santísimo. La revolución la trajo Chacón con el Real Decreto 684/2010 de 20 de mayo por el que se cambió el reglamento de honores militares y estos se retiraron a todo tipo de representación religiosa reservándolos para la bandera, el Rey, algunas autoridades y los mandos militares. La que se lió fue parda y aunque el Tribunal Supremo acabó fallando que tal reforma era perfectamente ajustada a ley, desde la llegada de Rajoy al poder se mira para otro lado y no se actúa cuando se incumple flagrantemente. Con lo que le gusta al PP decir que las leyes están para cumplirlas.
Así que un año más seguimos atragantándonos. Y aún escuchando como se soliviantan algunos por la reducción de presupuestos que los alcaldes del cambio han aplicado a esta partida en algunas ciudades.
Espero que llegue un gobierno con agallas que devuelva la cordura a este tema. Que los uniformes fardan y adornan en las procesiones ya lo sabemos, no hay más que ver el estilismo de las bandas de música, pero de ahí a que les alquilemos a nuestros militares para lucirlos y para soldarlos simbólicamente a unas ideas concretas, va todo un camino constitucional.

miércoles, 20 de abril de 2016

Europa años 30, ‘reloaded’. De Víctor Alonso Rocafort

Mateo Santamarta Paniagua - 3 de abril
En 1951 Hannah Arendt publicó Los orígenes del totalitarismo. Al final de su segundo volumen incluyó un capítulo clave para comprender la situación de migrantes y refugiados en Europa. Allí describe lo sucedido en los años 30, y lo chocante es que en gran parte refleja la situación actual. Además la autora judía plantea (cruciales) problemas políticos de fondo, aún hoy sin resolver.
......................................
Una relectura de ‘Los orígenes del totalitarismo’, de Hannah Arendt, revela que hoy, como ayer, decisiones burocráticas, frías y racionales organizan el horror para miles de personas
Víctor Alonso Rocafort es Doctor en Teoría Política. Autor de Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010). Miembro del Colectivo Novecento. Candidato al Congreso en la lista de Unidad Popular-IU por Madrid.
http://ctxt.es/es/20160330/Firmas/5062/refugiados-crisis-inmigracion-acuerdo-UE-Turquia-totalitarismos-Arendt-campos-internamiento-Hitler-Europa-Europa-contra-s%C3%AD-misma-Tribunas-y-Debates.htm#.


30 de Marzo de 2016 
 
En 1951 Hannah Arendt publicó Los orígenes del totalitarismo. Al final de su segundo volumen incluyó un capítulo clave para comprender la situación de migrantes y refugiados en Europa. Allí describe lo sucedido en los años 30, y lo chocante es que en gran parte refleja la situación actual. Además la autora judía plantea (cruciales) problemas políticos de fondo, aún hoy sin resolver.  
El texto de Arendt lo he recomendado en diversos foros y escritos. En esta ocasión trataré de trasladar la esencia de sus ideas a la situación crítica que vivimos para denunciar que se está repitiendo lo que tantas veces dijimos que impediríamos. Lo entrecomillado es de Arendt. 
Estamos ante una cadena de acontecimientos originada por las irresponsables decisiones tomadas en organismos de dudosa legitimidad democrática. La deriva es “estúpida” y de terribles consecuencias. Vamos hacia un abismo bien conocido por la vieja Europa. 
En el caso español el presidente de un gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha firmado en nombre de España el Acuerdo entre la UE y Turquía sin presentarlo siquiera previamente al Parlamento. En el Consejo Europeo por su parte se hace y se deshace, como es costumbre, sin consultar a la ciudadanía y minusvalorando al Parlamento Europeo. En este caso se ha sepultado un derecho humano fundamental en otra de sus blindadas cumbres. 
Hoy como ayer decisiones burocráticas, frías y racionales organizan el horror para miles de personas. 
Las últimas decisiones de la Unión Europea (UE) muestran la esencia criminal del proyecto de las élites del continente. El dogma neoliberal de los recortes sociales en defensa de las oligarquías económicas y el acuerdo contra los refugiados derriban del todo la fachada que la UE a duras penas mantenía los últimos años. Es urgente reconstruirla desde los valores europeos, humanistas, antifascistas y solidarios por los que la izquierda una vez luchó en el continente. Precisamos recuperar una ética de la resistencia frente a la barbarie. 
Las últimas decisiones de la Unión Europea muestran la esencia criminal del proyecto de las élites del continente
Durante siglos, especialmente en las guerras de religión europeas, la población que huía de un conflicto bélico hallaba abrigo y refugio en otro país. La “larga y sagrada historia” de este derecho “se remonta a los auténticos comienzos de la vida política regulada”. Esto finaliza en los años de entreguerras con las consecuencias que todos sabemos. Recordemos que el derecho que de nuevo hoy se abole es nada más y nada menos “el símbolo de los derechos humanos en la esfera de las Relaciones Internacionales”. 
Uno de los cínicos argumentos manejados por los fascistas en el siglo XX era que los derechos humanos que esgrimían las democracias no eran más que papel mojado, declaraciones nominales que escondían que el mundo real funcionaba de otra manera. En la década de los treinta se pudieron escuchar las risotadas de Hitler, Goebbels y compañía cuando las autodenominadas democracias liberales deportaban, perseguían y encerraban refugiados. “¡Veis, teníamos razón!”, bramaban ufanos en sus comunicados, algunos de los cuales Arendt recoge. 
La defensa de los derechos humanos es vital para que no domine de nuevo el fascismo en Europa, para no darles la razón. Los partidos fascistas en Europa son votados hoy por el 30% de votantes en ciudades como Viena, avanzan firmes de la mano de Marine Le Pen en Francia, siguen inquietando en Grecia, logran porcentajes de hasta el 25% en algunos Länder alemanes, por no hablar de su preeminencia en países como Dinamarca, Hungría, Suecia, Finlandia o Polonia, entre otros. Al igual que entonces se utilizaron las tensiones bélicas y nacionalistas resultantes de una política internacional lamentable, hoy se utiliza el terrorismo surgido de un escenario igual de penoso como corriente emocional para cerrar comunidades agresivas en el interior. 
Uno de los cínicos argumentos manejados por los fascistas en el siglo XX era que los derechos humanos que esgrimían las democracias no eran más que papel mojado
En este contexto de fortalecimiento del fascismo, al comprobar que el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el relativo al derecho de asilo, deja de tener efecto en la Unión Europea, decir que estamos alarmados es quedarse cortos. 
La situación de los refugiados y refugiadas procedentes en su mayor parte de Siria, pero no sólo, muestra con toda crudeza la situación del resto de migrantes en Europa. En los últimos 15 años las políticas migratorias decididas por líderes europeos votados por casi todos han convertido el Mediterráneo en una enorme fosa común que ha recibido más de 25.000 cadáveres, sin contar los no identificados. 
En nuestras comunidades políticas se ha aceptado, sin grandes protestas, que haya ciudadanos de primera y de segunda dependiendo de su origen nacional y su renta. Se ha aceptado que tengamos muros y alambradas, centros de internamiento y redadas racistas. Tenemos vecinos que viven permanentemente con miedo al internamiento forzoso y la deportación sólo por venir de otro país pobre o en guerra con los bolsillos vacíos. No hay más delito. Se les ataca oficialmente, día y noche, por “su simple presencia en el mundo”. 
Refugiados y migrantes económicos, familias enteras que huyen del horror, no han hecho así nada punible, son completamente inocentes. Es más, son víctimas de conflictos bélicos e injusticias económicas. Y sin embargo son expulsados y maltratados por las autoridades estatales de la UE. La construcción de sus vidas en tierra europea no es que sea vulnerable, es lo siguiente. Por supuesto que como en todo colectivo de millones de personas donde corre la vida los habrá bondadosos y malvados, genios y zotes, altos y bajos. No son figuras pasivas de un drama televisado. Es más, con la determinación de su viaje se han mostrado plenamente activos para escapar de un futuro impuesto de bombas y escasez. 
En nuestras comunidades políticas se ha aceptado, sin grandes protestas, que haya ciudadanos de primera y de segunda dependiendo de su origen nacional y su renta
Ahora se les priva de una ley que les proteja, de una comunidad política, de unos derechos. “Se les priva de un lugar en el mundo”. Son refugiados arrojados a campos inmundos porque son “los indeseables de Europa”. Por eso se paga a Turquía. 
Johan Galtung denominaba como violencia estructural a las condiciones económicas que impiden llevar una vida digna. Los migrantes que huyen de esa pobreza que violenta el cuerpo y el alma, los migrantes que huyen de las guerras, no encuentran acogida en un continente relativamente próspero y en paz como es Europa porque así lo están decidiendo nuestros gobernantes en nuestro nombre. 
“Lo que carece de precedentes no es la pérdida de un hogar, sino la imposibilidad de hallar uno nuevo (…) No tenía nada que ver con un problema material o superpoblación. Era un problema, no de espacio, sino de organización política”. 
A día de hoy alrededor de seis millones de refugiados sirios se encuentran en Jordania, Líbano y la propia Turquía. La UE, mucho más rica, apenas había aceptado entre 2011 y 2014 al 12% del 1,8 millón de sirios que había solicitado asilo (unas 200.000 personas). Del plan de 160.000 personas a las que asilar que se había acordado el pasado septiembre, la UE sólo ha recolocado unos centenares cerrando casi por completo sus fronteras. Recordemos que de los millones de “personas desplazadas” en el mundo, eufemismo que según denunciaba Arendt iría sustituyendo paulatinamente al término apátrida, tan sólo un 14% llegaron a países industrializados
La comunidad política que surge de las revoluciones modernas europeas frente al Antiguo Régimen tuvo claro desde el principio la defensa del imperio de la ley frente al uso despótico y arbitrario del poder que conllevaba el absolutismo. Esta defensa significa aceptar la igualdad de todos ante la ley, un elemento democrático que había de servir además como protección de los más débiles.  
En la crisis de los refugiados se hace evidente al mundo, en su máxima crudeza, una ruptura con el principio de igualdad ante la ley que llevaba tiempo dándose en la UE. La Europa fortaleza de Schengen está detrás de la ruptura de los Tratados internacionales que se ha perpetrado estos días. Sin aquello esto de hoy resulta inexplicable. 
La libertad de movimiento para Arendt es la libertad fundamental, la originaria. Está íntimamente ligada a la libertad de movimiento en el pensar
“La nación-Estado no puede existir una vez ha quedado roto su principio de igualdad ante la ley”, insistía Arendt. Una vez quebrado este principio se ha generado oficialmente en el continente personas privilegiadas frente a individuos desfavorecidos. “¿Qué es el tercer estado?”, hemos de clamar de nuevo con Emmanuel Sieyès. 
La libertad de movimiento para Arendt es la libertad fundamental, la originaria. Está íntimamente ligada a la libertad de movimiento en el pensar. La creación de campos de internamiento forzoso como solución rutinaria para migrantes y refugiados en Europa es una acción propia del fascismo, nunca de una democracia. No digamos ya su deportación. 
El lema de Hitler hoy no podemos repetirlo, siquiera en voz baja: “Justo es lo que es bueno para el pueblo alemán”. Este Tratado sabemos que no es justo, pero tampoco es bueno para el pueblo europeo. 
Inquieta seguir leyendo a Arendt: “La aparición de Gobiernos totalitarios es un fenómeno interior, no exterior, a nuestra civilización”. 
Nuestro modelo de comunidad política aún se basa en la ajada trinidad Estado-nación-territorio, el llamado principio de las nacionalidades. No bastaron dos guerras mundiales para cambiarlo. Se sustenta así en la exclusión de los no nacionales, en la adquisición de derechos efectivos por la sangre y la tierra (ius sanguinis y ius soli, pilares de nuestros Códigos Civiles), en procesos complejos de naturalización. Como advirtió Arendt, se pensó que al vencer a los nazis se resolverían los problemas que cristalizaron en los horrores de Auschwitz. Pero a ella le internaron en un campo los franceses, como solía recordar.  
El refugiado es “la figura política fundamental de nuestro mundo” desde hace cien años, con casi 60 millones en todo el planeta. Y subiendo. Multiplicar vallas y campos no está funcionando. 
Fomentar la paz y las relaciones económicas justas es el objetivo fundamental. Pero las grandes palabras no bastan solas. Hemos de adaptar nuestras sociedades y comunidades políticas a la acogida desde ya, defender los derechos para todos los humanos y no sólo para los de nuestra sangre. El proyecto europeo del que nos sentíamos tan orgullosos no era el de las Leyes de Núremberg o Vichy, ya sabemos que tampoco el de la CECA o Maastricht.  
La Convención de Ginebra, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Carta Social Europea, el Convenio Europeo de Derechos Humanos, son textos legales hoy violados por la UE a los que nos debemos agarrar con fuerza para detener esta barbarie. Se necesita todo el apoyo de la población en las querellas criminales anunciadas contra los responsables de esto.  
Hemos de cambiar radicalmente la política migratoria de nuestros Estados. Atrevámonos a repensar el papel de las fronteras, la escala de nuestra política, los derechos de ciudadanía, el reparto de la riqueza y el modo de vida ecológica y humanamente sostenible que construir. Hemos de fortalecer un ethos democrático que se ha ido perdiendo aplastado por el dominio de un sentido común neoliberal que, de la mano de la glorificación del egoísmo y la codicia, ha traído miedos y prejuicios una vez más a amplias capas de ciudadanos europeos. 
Reconstruyamos un carácter europeo capaz de defender con coraje y altruismo el derecho a tener derechos, la democracia. Lancémonos a innovar políticamente. Organicémonos una vez más, acudamos a las fronteras si es preciso, desobedezcamos a gran escala si con eso salvamos miles de vidas hoy en el alambre. Difundamos una nueva visión política para Europa, presionemos desde abajo para que, una vez haya nuevo gobierno, éste se desmarque de las directrices injustas e ilegales del Consejo. Defendamos, finalmente, la dignidad de todos los europeos y europeas que no nos dejamos arrastrar por el crimen. 
--------------------------