jueves, 7 de julio de 2011

Todos los días oigo quejas. Semejantes a las quejas pasivas e impotentes que proferían mis abuelos en otras épocas donde la dictadura no venía, como ahora, disfrazada. Donde entonces había miedo, ahora habita la desidia que, como pasión, resulta más peligrosa e invencible. Pero es comprensible llegar a poner en duda que aquellos que nos dirigen (el capitalismo) decidan, de repente, actuar a favor de la democracia real en detrimento de sus propios intereses.

Me enerva no hacer nada. O no saber qué hacer. Escribir, leer, informarme, me parece poca cosa. Me parece nada. ¿Hay que esperar un desastre para despertar? ¿Qué más tiene que hacernos el sistema?,  ¿con qué nuevo impuesto endeudarnos, para que salgamos de una vez a la calle, para que colapsemos el país, para que nos oigan?

4 comentarios:

Reyes dijo...

Ya nos oyen , querida.
La cosa es que miran para otro lado o bien tuercen el gesto , jeje "estos locos..."
Ayer una amiga mexicana me decía via internet que en la tele de allí hablan del movimiento, pero añaden "constituido por personas utópicas" .
..
Te das cuenta?
Sin embargo yo no veo nada irreal por aquí , ni unicornios ni rosas de azúcar , y la pobreza y la precariedad generadas tampoco me parecen ilusorias, por desgracia.
Tenemos que seguir estando , no se me ocurre más.
Un beso.

mateosantamarta dijo...

Tranquila, amiga. Esto ha empezado y tenemos que saber muy bien como luchar. Desde los blogs hay que desenmascarar a todos los farsantes, arruinar sus "carreras". Un abrazo y un ladrido a la luna.

Sue dijo...

Claro que salimos Blanche, y colapsamos las calles. No sé en tu ciudad pero aquí, en Madrid, ya la hemos colapsado varias veces. La manifestación del 19j fue impresioannte. Se están parando desahucios y redadas racistas (al menos en mi barrio), a parte de todo el trabajo "de campo" que hacen cada día (sí, oyes bien: cada día) las personas que están en las Asambleas. Gente que imparte talleres, charlas informativas y promueve movilizaciones.
Se hacen cosas, pero no son suficientes porque todavía hay muchos que no se están movimiento. Y porque la putrefacción es muy fuerte.
Pero escribir y difundir también es importante. Más de lo que crees. Quizás a esa persona a quien le hablas del tema o le ofreces un periódico del 15M resulte ser un indignado potencial.
No podemos perder la esperanza. No podemos.

Un beso y ánimo.

U-TOPÍA dijo...

Me uno a lo que decís... vamos a ver cómo superamos el verano y, tras la concentración en Madrid, retomamos el movimiento en otoño.

Reyes, cariño, yo sí soy utópica... no hay nada malo en ello ¿no? Ya sé que el sistema llena la palabra de contenido negativo, pero lo hace con todo lo que le molesta.

Bstos