domingo, 13 de junio de 2021

Colombia. “Yo también quiero hacer parte de la primera línea”: Miguel Ángel del Río + Róbinson Díaz: “Soy ciudadano y siento que me debo meter”

PLURALIDADZ.COM   27/05/2021
La primera línea que resiste cada día en Colombia.

Durante los últimos días, las noticias de los medios alternativos se han volcado a mostrar la importancia de la primera línea y a los jóvenes y madres que la conforman, como una manera de hacer frente a todo lo negativo que se dice de ellos.

El abogado Miguel Ángel del Río también demostró su admiración y manifestó querer ser parte de la primera línea.

¿Qué es la primera línea?

La primera línea ha sido una estructura ideada en el marco del paro nacional para el desarrollo de movilizaciones y protestas sociales.

Debido a la presencia constante de la Fuerza Pública y a sus desmanes en contra de los manifestantes, utilizando gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y otras armas letales como las de fuego, se hizo necesaria una formación que actuara de manera defensiva.

Un grupo de personas que se comporten como una barrera humana para recibir la mayor fuerza de los ataques y proteger al resto de la población marchante.

En esta barrera, conocida como primera línea, abundan jóvenes y madres que han improvisado algunos artículos para su protección personal.

Utilizan mascarillas para los gases lacrimógenos, lentes de protección, cascos de bicicletas, trapos para ocultar su piel, guantes y escudos hechos con latas, tapas y otros pedazos de metal.

Pese a no contar con accesorios de calidad que los protejan, la primera línea resiste, a diario, los abusos de fuerza de la Policía y el ESMAD, que sí cuentan con dotación y, además, utilizan sus armas de mayor tecnología, letales y no letales, en contra de la población.

Han generado admiración

La valentía de los miembros de la primera línea ha sido destacada por muchos, y muchos se sienten representados por ellos, que defienden a los demás a riesgo de perder sus propias vidas.

+   ELESPECTADOR.COM   Manuel Caicedo Paz   2/6/21

Recomendada... Cali, Colombia, en lucha.

Róbinson Díaz: “Soy ciudadano y siento que me debo meter”

¿Cómo la narcopolítica está acabando con las democracias en Latinoamérica? (+Pérez Pirela) | La iguana TV

 LAIGUANA.TV

27 mayo, 2021     Aristos VeyrudTeología de la Liberación

La violencia política, muchas veces tomada de la mano con el narcoterrorismo, hunde sus garras en los procesos electorales de América Latina. Bajo esta premisa, Miguel Ángel Pérez Pirela destinó la edición 317 de su programa Desde Donde Sea para cuestionar la noción de democracia que se manej...   

La violencia política, muchas veces tomada de la mano con el narcoterrorismo, hunde sus garras en los procesos electorales de América Latina. Bajo esta premisa, Miguel Ángel Pérez Pirela destinó la edición 317 de su programa Desde Donde Sea para cuestionar la noción de democracia que se maneja en la región, toda vez que, en su opinión, eventos como el asesinato de candidatos, masacres de líderes sociales o el terrorismo económico y social, socavan efectivamente el ejercicio soberano del sufragio.

En el ejercicio reflexivo, el analista consideró los casos de México, Colombia, Perú y Venezuela, que aún siendo de naturalezas distintas, permiten, de una parte, ilustrar la variedad de formas en las que la violencia política se ejerce y, de otra, dar cuenta del carácter histórico del flagelo.

México: Cien candidatos asesinados en cada campaña electoral

Para dar inicio a la discusión, Pérez Pirela hizo mención de los recientes asesinatos de candidatos en México y en este orden, relató que de acuerdo con reportes de la cadena teleSUR, en los últimos días se ha informado del asesinato de candidatos a alcaldías en Sonora y Tamaulipas, pero durante el transcurso de la campaña, en la que se disputan 22.000 puestos, se han computado 88 homicidios de aspirantes, especialmente a las alcaldías.

Refirió asimismo que las autoridades policiales y electorales parecen estar a merced de las bandas de crimen organizado, sindicadas por el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, de perpetrar los crímenes.

En su relato, comentó que Alma Barragán, candidata del partido Movimiento Ciudadano (izquierda) a la alcaldía de la ciudad Moroleón (Guanajuato), invitó a sus seguidores a un acto y poco después yacía en una camilla acribillada a balazos; que el mismo día fue atacado el candidato a la alcaldía de Acapulco, Alberto Alonso; que poco antes, tres candidatos murieron en Puebla y que en Jalisco, el candidato a la alcaldía Pedro Cumamoto recibió una cabeza de cerdo como amenaza.

El también director de LaIguana.TV detalló que la participación de la mafia en las campañas electorales, presentando a sus propios candidatos y asesinando a sus rivales, no es una realidad novedosa en México, donde durante los últimos tres años se registraron 85.000 homicidios dolosos.

Por su lado, la consultora Etelec aseguró que se trata de la campaña más sangrienta desde el año 2000 y que la mayoría de las víctimas son candidatos a las alcaldías, espacios que son importantes para la mafia porque les permiten tener el control de la Policía Municipal –indispensable para las transas ilegales–, así como para recibir información sobre la situación económica de los residentes de cara a posibles chantajes y extorsiones y para extorsionar directamente a las autoridades o conseguir contratos.

«Es una profunda herida en la democracia de México que en cada proceso electoral tengan que morir 100 mexicanos en disputas políticas», reflexionó el comunicador, aunque, en su criterio, esta cruda realidad se soporta en el hecho de que muchas campañas son financiadas con dinero ilegal proveniente del narcotráfico y de otras mafias.

Colombia I: de los asesinatos de candidatos presidenciales a las masacres y asesinatos de líderes sociales

Colombia, país con una lamentable tradición de violencia política, fue el segundo caso expuesto por Pérez Pirela, cuya expresión más visible ha sido el asesinato sistemático de candidatos presidenciales de izquierda o progresistas, pero no solamente, pues en los últimos años, la violencia estatal y paraestatal ha enfilado sus armas hacia líderes sociales, defensores de derechos humanos e incluso, civiles que participan en protestas antigubernamentales (...) 

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

OTRA COSA:  LA MIERDA QUE NO CESA, de Antonio Larrey Lázaro

Colombia resiste: un mes de Paro Nacional Indefinido

 REVISTACRISIS.COM    28 de mayo

Este 28 de mayo se cumple un mes del estallido social que ha dignificado nuevamente al pueblo colombiano, sacudiendo la realidad política del país. La revuelta en su inicio exigía el retiro y archivo de la reforma tributaria y la reforma a la salud pública, ha pasado a exceder con creces estas dos propuestas. Estas fueron retiradas hace semanas el gobierno neoliberal de Iván Duque, que perpetua y multiplica la desigualdad social en Colombia. Como se multiplican la dignidad y la resistencia en todo el territorio colombiano, también se han multiplicado los crímenes de lesa humanidad a manos de las fuerzas represivas del Estado. La lucha de clases se acrecienta en Colombia, en lo que presupone una guerra interna prolongada. Por más de seis décadas, la oligarquía ganadera, en contubernio con la clase política, el paramilitarismo y su piedra angular, el uribismo, se han dedicado a arremeter en contra del pueblo y cualquier forma de resistencia.


Colombia resiste: un mes de Paro Nacional Indefinido


La revuelta colombiana demuestra un momento de contingencia dentro de la lucha de clases, la cual se traduce en un claroscuro, en una suerte de resolución abierta. El aparataje político-militar-ideológico-económico que se impone, y replica todas sus dimensiones de dominación, en Colombia ha comenzado a tambalear, ante un pueblo que resiste los embates incesantes y atentados contra la vida por las fuerzas del “orden”. La revuelta excedió las demandas iniciales, y varias reivindicaciones históricas se hicieron presentes, siendo Colombia el 5to país más desigual del mundo. Entre las más relevantes se encuentran las demandas campesinas, las demandas de lxs estudiantes, las demandas de las mujeres, marikas y cuerpos feminizados, las demandas obreras y ecológicas. Siendo una de las demandas más resonantes y compartida por todos los sectores: la reforma de la policía y el desmantelamiento del ESMAD, el grupo policial más criminal que ha visto América Latina, unidad creada en el marco del Plan Colombia.

Todas estas demandas, se posicionan en un rechazo frontal al neoliberalismo, y a la guerra interna que en Colombia lleva más de seis décadas. En la historia de Colombia, el peso de la parapolítica es el más relevante. El paramilitarismo está directamente relacionado y financiado por los grandes terratenientes ganaderos, que al mismo tiempo son los grandes accionistas del resto de industrias del país, y grandes funcionarios públicos, reproduciendo lógicas feudales. Uno de los mayores exponentes de la parapolítica es el asesino, genocida, paramilitar, terrateniente ganadero, corrupto y narcotraficante, el Matarife  Álvaro Uribe Vélez. Durante su mandato se generaron más de 6402 falsos positivos, y cientos de fosas comunes, siendo Colombia el territorio de América Latina con mayor cantidad de fosas comunes. Salvatore Mancuso, ex comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia, declaró que el ejército les daba los albúmenes fotográficos de los objetivos militares durante el periodo de Uribe Vélez.

Los grupos paramilitares han sido conformados y financiados por los grandes terratenientes, en toda la región, pero toman un rol especialmente relevante con el “boom de la cocaíana”. En los años 80s y 90s se inyectaron miles de millones de dólares en Colombia, auspiciados por los cárteles de narcotráfico, con Pablo Escobar como uno de sus grandes exponentes. En años dorados de la coca –que coinciden con el primer periodo neoliberal-, familias terratenientes ganaderas, fundan y financian varios grupos paramilitares-. La familia ganadera fue la Ochoa, con los hermanos Juan David, Jorge Luis y Fabio a la cabeza de las bases del paramilitarismo en Colombia: el Clan Ochoa, vinculados directamente con Escobar, y grandes puentes del narcotráfico a los EE.UU. Los hermanos Castaño –Fidel, Carlos y Vicente- hijos de un ganadero ajusticiado por las FARC-EP en 1981, fundaron las AUC, responsables de miles de masacres, entre tantos el asesinato de Jaime Garzón y Carlos Pizarro. Y finalmente, los hermanos terratenientes y ganaderos, los Uribe -Álvaro y Santiago-, con innegables vínculos a Los Doce Apóstoles, grupo paramilitar avocado principalmente a la “limpieza social” y a la eliminación sistemática de guerrillerxs y colaboradores.

Los vínculos entre el paramilitarismo, Uribe Vélez y la violación sistemática de Derechos Humanos durante el Paro Nacional, son evidentes. Recordemos que no es hasta después de que Uribe Vélez incitara a la violencia, por medio de sus pronunciamientos en Twitter, que se iniciaría con intensidad nunca antes vista, el tratamiento militar a la protesta social, y los escuadrones paramilitares en las calles del país. La represión desmedida y violación sistemática a Derechos Humanos, solo pueden considerarse crímenes de lesa humanidad y terrorismo de Estado, han causado hasta el 26 de mayo, al menos 43 asesinatos en manos de la fuerza pública, 17 asesinatos por presuntos paramilitares, 46 mutilaciones oculares, 22 agresiones sexuales, 1388 detenciones arbitrarias y más de 550 personas desaparecidas[1]Las denuncias de centros de tortura, instalados en filiales de la cadena de supermercados “Éxito”, como el caso de Calipso, corresponden a una lógica de alianza público privada creada para el extermino.

Se plantea que el paramilitarismo en Colombia se le adjudica al menos 94.754 muertes,  durante la guerra interna, entre 1958 y julio de 2018. Es evidente que el apoyo político y militar del Departamento de Estado de los Estados Unidos juega un rol fundamental en el mantenimiento de la parapolítica en Colombia. El orden oligárquico-burgués, se sostiene por medio del apoyo explícito en materia de seguridad interna, militar, financiera, logística e ideológica de EE.UU.

En términos geopolíticos, los Estados títere de EE.UU. a nivel regional en América Latina y Oriente Medio son justamente y por excelencia Colombia y el Estado sionista de Israel. Estos se mantienen por la injerencia de EE.UU. a nivel interno y regional, con su blindaje frente a organismos internacionales y el beneplácito de la oligarquía ganadera exportadora. En términos estratégicos, la importancia de Colombia para EE.UU. reside en dos elementos centrales: por una parte, es el país con mayor producción de cocaína a nivel mundial y por otra, se encuentra en una cercanía privilegiada a VenezuelaColombia termina siendo el enclave geopolítico del imperialismo yanqui en la región, alojando un total de siete bases militares en su territorio.

Ante la violencia estatal sistemática y múltiple, la revuelta adquiere y se adentra en dinámicas sociales sin precedentes en el territorio colombiano en más de cinco décadas. Existe un potencial incalculable de radicalización de las masas en contra del capitalismo, de darse una articulación de todas las fuerzas populares antineoliberales y anticapitalistas en un mismo frente. Que la oligarquía y su aliada eterna, la pequeña burguesía, no encuentren descanso en Colombia. Existe un pueblo digno que resiste a la maquinaria de exterminio, que con rabia ha dicho basta. Colombia hace 30 días y 30 noches que despertó, exclamando su esperanza por mundos mejores posibles.

¡Gloria al pueblo colombiano en resistencia! ¡Vivan siempre los pueblos que luchan!